Martes, 18 de Diciembre de 2018

EN BUSCA DE LA INSPIRACIÓN PERDIDA

Firmas de moda españolas buscan inspiración tecnológica en China

Conocer las tecnologías punteras que China ha desarrollado en el sector del consumo y la moda es el propósito principal de una delegación de compañías españolas que visitan estos días el país asiático, donde además buscan oportunidades de entrar o reforzar su presencia.

Adolfo Domínguez, Alba Conde, Grupo Tendam (nuevo nombre del Grupo Cortefiel), Callaghan, Venca o Pikolinos son algunas de las dieciocho firmas que han viajado a China en busca de inspiración tecnológica y como estrategia de acercamiento al mercado chino.

"Es una experiencia muy valiosa para las empresas, que están asombradas por el nivel de desarrollo tecnológico que tiene China. En muchos casos es justo decir que China está más avanzada que España", explicó a Efe Sergio Pérez, consejero económico y comercial de España en Pekín.

Un ejemplo de esta vanguardia tecnológica que abandera China serían los métodos de pago a través del móvil, apuntó Pérez, que permiten prescindir casi totalmente del dinero en efectivo en la mayor parte del país desde hace dos años, integrando el móvil en la cadena de suministro comercial.

Esta funcionalidad es una de las que observaron hoy las compañías españolas durante su visita a los supermercados inteligentes 7Fresh, propiedad de la cadena de comercio electrónico JD.com, en los que los clientes se ocupan de escanear los artículos en la caja y los pagan directamente desde su teléfono inteligente.

Más innovadora aún es la máquina situada en la sección de frutas y verduras, que a través de tecnología de reconocimiento facial y detección de constantes vitales recomienda al cliente el tipo de producto más adecuado para él en función de sus necesidades dietéticas, detalló el Consejero.

"Es parte del 'new retail' (nuevo comercio) en China, que ahora está en pleno bum, en el que tenemos diferentes modelos de integración online y offline. Las principales cadenas de internet u "online" están sacando sus propias cadenas de distribución física -como por ejemplo Alibaba o JD- en las que se integran todos los conceptos", dijo.

Para Manel Jiménez, director de Cadena de Suministro y Sistemas de Información del Grupo Tendam, lo más sorprendente ha sido detectar una manera de trabajar con la tecnología muy distinta a la europea o la estadounidense.

Se trata de "una visión totalmente innovadora de la interacción entre el consumidor y el cliente", apuntó en declaraciones a Efe, al tiempo que avanzó que su firma "tiene un pie en China desde hace tiempo" pero quiere ampliar su presencia en este mercado.

"Estamos empezando el camino. Trabajar con China nunca ha sido fácil y continua no siendo fácil. La verdad es que acercarnos aquí a trabajar con ellos sobre la misma mesa ayuda a entender y estar más de cerca de sus necesidades y saber cuáles son los obstáculos", añadió.

Además de visitar estos supermercados, los españoles conocieron la sede de Xiaomi, que recientemente ha desembarcado en España, y recorrieron también la calle bautizada como "InnoWay", al noroeste de Pekín, en la que 46 aceleradoras tecnológicas incuban empresas de nueva creación desde 2014.

Según explicó Tim Luan, director del departamento de Servicios Globales de Incubación y Emprendimiento de InnoWay, el objetivo de este proyecto es ayudar a las compañías extranjeras a instalarse en China, desde la fase inicial (solicitud de visados y registro de la compañía) hasta la búsqueda de socios locales o diseño de un plan de negocio adaptado al mercado doméstico.

"Cualquier empresa que llega a China, aunque sea reconocida y potente en su mercado de origen, es una empresa emergente o 'start-up' que aquí no tiene nombre, nadie la conoce y sus miembros normalmente ni entienden el mandarín", advirtió, por lo que es importante contar con la ayuda de proyectos como este.

Tras su paso por Pekín, las compañías españolas viajarán a las ciudades de Hangzhou y Shanghái (este del país), donde mantendrán reuniones con el gigante de comercio electrónico Alibaba y sus supermercados físicos Hema, el distribuidor de viajes Ctrip y la red social Sina Weibo, similar a Facebook. EFE

aoz/abc/prb