Miércoles, 17 de Octubre de 2018

TOMA DE POSESIÓN DE ÁNGELES MORENO BAO

Borrell anuncia "la puesta al día" de la carrera diplomática y del Ministerio que dirige

Borrell y Moreno, durante la toma de posesión de la segunda.
Borrell y Moreno, durante la toma de posesión de la segunda.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha anunciado su intención de implementar una "puesta al día" a la gestión del ministerio y al desarrollo profesional de su personal, tanto diplomáticos como funcionarios, y a las normas de funcionamiento del departamento.

"Cuento con la ayuda, comprensión y crítica constructiva de todos ustedes", ha dicho el ministro al centenar de diplomáticos y funcionarios que ha asistido a la ceremonia de toma de posesión de la nueva subsecretaria del Ministerio, Ángeles Moreno Bao.

En su intervención, Moreno ha precisado que entre los objetivos está el de elaborar un nuevo reglamento de la carrera diplomática que introduzca "verdaderos cambios a favor de la igualdad" entre hombres y mujeres y potenciar el papel de los diplomáticos en la difusión de una imagen "sin distorsiones interesadas" de España en el exterior.

"España es un Estado de Derecho, que respeta la ley, los derechos humanos y la división de poderes", y es tarea de los diplomáticos "hacer que la imagen de nuestro país y nuestra sociedad se proyecte adecuadamente en los medios de comunicación y la opinión pública sin distorsiones interesadas", ha subrayado.

También ha destacado su intención de impulsar un cambio en el sistema de votación de los españoles en el extranjero, la transformación digital del Ministerio y la Escuela Diplomática como "centro de actualización y formación permanente" de los diplomáticos.

En la presentación de la nueva subsecretaria, Borrell ha explicado que liderará el departamento de quien "más depende el éxito" de su mandato, ya que es un "puesto pivote sobre el que gira todo el funcionamiento de la Administración".

"Este es un ministerio que necesita una puesta al día en métodos de gestión, necesita modernizar su funcionamiento y la gestión de su personal", ha señalado el ministro, quien se ha propuesto "asignar mejor los recursos que tenemos y conseguir que se nos reasignen más para revitalizar algunas políticas".

Entre los "problemas estructurales" de gestión, el ministro ha señalado la "desproporción considerable" de las retribuciones de diplomáticos en el exterior y en España, "lo que genera un impulso de movilidad que no es siempre lo que el servicio necesita".

Además, ha considerado "prioritario" dotarse de una norma que permita canalizar los méritos y capacidades de cada candidato a un puesto de misión para que el proceso de nombramientos pueda ser "más ordenado por lo menos del que ahora me ha tocado a mí vivir".

"Esa será la primera tarea", ha dicho en referencia al Reglamento de la Carrera Diplomática, anulado por el Tribunal Supremo el pasado mes de noviembre por no haber sido sometido a una negociación colectiva.

Borrell también aspira a implantar sistemas de formación y evaluación similares a los que hoy existen en los Ejércitos, en los que "una hoja de servicios que determina el futuro andar profesional" de cada persona.

"Debemos implantar una cultura de formación, calificación, valoración y orden a la hora de asignar puestos de responsabilidad", ha señalado.

También ha mencionado cambios en la estructura organizativa del Ministerio, como los que ha implementado haciendo depender servicios como Protocolo y Comunicación de la Subsecretaría, de modo que del ministro sólo dependan las Secretarías de Estado y la Subsecretaría.

Por su parte, la nueva subsecretaria ha anunciado la intención de diseñar una revisión del despliegue de la red de consulados y embajadas y de impulsar una modificación del sistema de "voto rogado".

Finalmente, en materia de igualdad, Moreno ha apostado por hacer "un verdadero esfuerzo" para impulsar la presencia de mujeres en la carrera y su presencia en altos cargos y jefaturas de misión.

El nuevo reglamento supone una "oportunidad de introducir verdaderos cambios en favor de la igualdad" que pasa por eliminar "barreras invisibles de la cultura organizativa", desterrar la idea de que la flexibilización horaria implica un menor compromiso o liderazgo, ni un peor rendimiento en el desempeño laboral, ha subrayado. EFE