Sábado, 03 de Diciembre de 2016

DENUNCIA DE MAREA GRANATE

Marea Granate: "La reforma para que no se vote en Navidad imposibilitará el voto emigrante"

Si se llevara a cabo la “reforma exprés” del artículo 51 de la LOREG, Marea Granate exige que "también se ampliaran todos los plazos de emisión y recepción del voto exterior, ya que la reducción de la campaña electoral a dos semanas imposibilitaría la llegada a tiempo de la documentación electoral".

En cualquier caso, "estas medidas siguen siendo insuficientes para garantizar el buen funcionamiento del voto desde el extranjero," por lo que exigen la derogación del voto rogado y la implementación de una serie de medidas que faciliten este sistema".

­ Marea Granate afirma que, "tras varios informes y encuestas sólidas, que una de las principales causas del descenso en la participación exterior son los ajustadísimos plazos asociados al sistema de voto rogado". 

Y es que sostienen que "la reforma exprés para evitar elecciones en Navidad implicaría que todos esos plazos se reducirían aún más. La reforma “exprés” propuesta por el Grupo Socialista para evitar unas hipotéticas elecciones el día de Navidad ha sobrecogido a los más de dos millones de emigrantes en el extranjero, puesto que la reducción de la campaña electoral significará, automáticamente, una disminución de los plazos para la recepción de papeletas y el envío del voto por correo, que ya son de por sí muy cortos".

Dicho plazo, dicen "quedaría reducido a seis días para el voto por correo, a ningún día si hubiera impugnación de alguna candidatura y a tres días para el voto CERA en urna en las provincias en las que haya impugnaciones.".

Es por ello que Marea Granate pide "que se tenga en cuenta que el adelanto de la fecha electoral dificultaría mucho el voto exterior, y en el caso de que se produjera esta reforma express,  que también se amplíen todos los plazos precedentes, que se adelante la proclamación de candidaturas y el envío de documentación electoral y que se incrementen los plazos de voto y escrutinio y que se emita una instrucción que impida la denegación de las inscripciones en el censo y reclamaciones a distancia, ya que un tercer viaje al consulado para poder votar supondría un castigo y un esfuerzo que no todo el mundo puede permitirse".

"Es absurdo votar en Navidad, pero más grave aún es negar el voto a 2 millones de personas", subrayan y añaden que "La eliminación del voto rogado podría ser, a día de hoy, aprobada por mayoría absoluta en el Congreso, ya que fue promesa electoral del PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos para el 26J. Ahora, con la sombra de unas terceras elecciones planeando de nuevo, la “reforma exprés” del artículo 51 de la LOREG se ha planteado para evitar una votación en Navidad, sin tener en cuenta, de nuevo, que más de dos millones de personas se pueden quedar sin votar". 

"A la emigración española nos viene igual de mal votar el 25 que el 18 de diciembre. Nuestro voto es el voto del fracaso. Nunca llegaremos a tiempo para votar, a no ser que se reforme el artículo 75 de la LOREG, el que impone el sistema del ruego del voto", afirman.

Continúa el comunicado de Marea Granate exigiendo "la implantación de la batería de medidas que consideramos imprescindibles para el buen funcionamiento del sistema de voto desde el extranjero. Estas medidas son las siguientes": 

El compromiso ineludible de todos los partidos para llevar a cabo a una reforma de la ley electoral tras la constitución de las nuevas cortes, en las que se nos tenga en cuenta para elaborar los cambio en el sistema de voto exterior. ­ Inscripciones consulares y subsanaciones a distancia (vía telemática).

Prolongación de los plazos para votar por correo y en urna. ­ 

Aumento de los tiempos para el escrutinio. ­

Que se tenga en cuenta la reivindicación histórica de la diáspora sobre la circunscripción exterior única.

Una nueva reforma de la LOREG que no escuche las voces de la ciudadanía volverá a fracasar.

Y terminan diciendo que "no nos cansaremos de repetirlo. Desde 2011 han pasado 5 años, tiempo suficiente para entender los delicados entresijos del voto exterior. En Marea Granate conocemos esta problemática porque la sufrimos elección tras elección. Como colectivo afectado hemos analizado este sistema de voto para entender sus puntos débiles y encontrar soluciones apropiadas. Nuestro trabajo, más allá de su vocación altruista, se dirige a construir alternativas viables. Nos hemos organizado para defender nuestro derecho al sufragio y que se escuchen nuestras demandas. Podemos decirlo más alto, e incluso en chino, pero es imposible decirlo más claro: Queremos votar”. ­­­­­ ­