Viernes, 24 de Noviembre de 2017

INFORMACIÓN ACTUALIZADA PARA LOS ESPAÑOLES EN EL FACEBOOK DEL CONSULADO DE ESPAÑA EN MIAMI

Irma irrumpe en Miami con tres muertos y menos fuerza

Un hombre camina por la zona de Biscayne Boulevard en Miami.
Un hombre camina por la zona de Biscayne Boulevard en Miami.

Las intensas lluvias y las poderosas rachas de viento del huracán Irma dejaron en Miami en una situación caótica, con miles de personas sin electricidad, calles anegadas por las precipitaciones y la subida del nivel del mar, además de la caída de árboles y de una grúa de construcción.

Tres victimas se cobró ya el huracán. Un hombre murió después de que la camioneta que conducía sufriera un accidente en el condado de Monroe, después de perder el control del vehículo debido supuestamente a un golpe de viento. Y otras dos perdieron la vida en el condado de Hardee debido a un choque frontal entre vehiculos.

Antes de llegar a Florida y con categoría 5, el ciclón causó al menos una treintena de muertes y cuantiosos daños materiales a su paso por el Caribe. Después de haber pasado el sábado por Cuba y de tocar tierra ayer en los Cayos de Florida, los vientos de Irma se redujeron a 195 kilómetros por hora, desde los 215 kilómetros por hora que alcanzaron durante la jornada.

Sin embargo, el embate de Irma es tal que a pesar de los cerca de 200 kilómetros que separan Miami del ojo del ciclón, el agua llega a la altura de la cintura en algunas zonas del séptimo condado más poblado de Estados Unidos, con más de 2,6 millones de habitantes.

El otro gran peligro es el aumento del nivel del mar, que ha entrado en algunas zonas de la ciudad y se puede ver a algunos botes, tradicionalmente anclados en las marinas deportivas, navegando sin rumbo por las calles.

Árboles centenarios

En la vecina Coral Gables, el protagonismo se lo llevan los árboles, muchos de ellos centenarios, que han caído ante la fuerza de los vientos que arrastra Irma, que tocó tierra de madrugada en los Cayos, en el extremo sur del estado, como categoría 4 y vientos de 215 kilómetros por hora, con ráfagas incluso mayores.

Y al menos una de la veintena de grandes grúas que se utilizan para levantar las torres de apartamentos y oficinas del centro de Miami cayó por el viento, que en Miami llegó a alcanzar los 145 kilómetros por hora.

Las autoridades locales advirtieron a los residentes que viven en edificios contiguos a estas grúas que deberían evacuar para evitar el riesgo de que alguna cayera, aunque su petición no fue cumplida por muchos. De hecho, la grúa que cayó se encuentra en el Downtown de Miami, junto a la prisión federal, con una capacidad para 1.316 presos, y que no fue evacuada.

La ciudad de Miami ha pedido a los residentes que no se acerquen al lugar, ante el peligro de que se desprendan nuevas partes de la grúa, que cayó sobre un edificio en construcción. 

Además, los ciudadanos de la ciudad, como los de gran parte del estado, se encuentran bajo la alerta de peligrosos tornados, especialmente probables en el "lado sucio" del huracán, el sureste de Florida, donde se encuentran los tres condados más populosos, Miami-Dade, Broward y Palm Beach.

La noche complicaba la situación, pues miles de usuarios del condado de Miami-Dade se han quedado sin electricidad. De hecho, en el condado de Miami-Dade hay más de 700.000 inmuebles a oscuras, el 62 por ciento del total. 

El Caribe intenta recuperarse del brutal paso de los tres huracanes

Antigua y Barbuda y las Antillas Menores intentan recuperarse tras el paso de los huracanes Irma, José y Katia en sólo cuatro días y comienzan ahora a evaluar los daños.

Dichas islas, entre ellas San Martin y Santo Tomás, fueron arrasadas por las lluvias y los vientos de más de 200 kilómetros por hora causados el pasado miércoles por el paso del huracán Irma, entonces de categoría 5, cuyo ojo hizo impacto a escasos kilómetros.

Barbuda fue la isla más afectada, con el 95 por ciento de los edificios presentando daños en sus infraestructuras. Y el sábado, el paso cercano del huracán Jose no dio tregua a la isla, que sufrió de nuevo fuertes lluvias pero que evitó una mayor destrucción al dar el ciclón un giro de última hora.

San Martin, un territorio que comparten Holanda y Francia, también sufrió a Irma. Desde los primeros momentos tras el paso del huracán Irma, Francia envió ayuda en forma de agua y comida, así como a San Bartolomé, y Holanda, refuerzos con su Marina, y ahora sus 40.000 habitantes intentan recuperarse en una isla en la que el 70 por ciento de las viviendas resultó parcial o totalmente destruido.

Las cifras de fallecidos siguen en aumento y se alcanzan ya al menos los 29 muertos, doce de ellos en San Bartolomé y San Martín, cuatro en las Islas Vírgenes de Estados Unidos, cuatro en las británicas y uno en Barbuda, en Barbados y en Anguila. También hubo cuatro muertos en Turcos y Caicos y tres más en Puerto Rico.n