Viernes, 20 de Octubre de 2017

DESCUBRIMIENTO

Expertos españoles descubren nuevos restos de Tusculum, la "Pompeya de Roma"

La antiquísima ciudad de Tusculum, conocida como "la Pompeya a los pies de Roma" por el buen estado de conservación de sus ruinas, es desenterrada por un equipo de investigadores españoles, que presentaron hoy sus últimos avances.

El yacimiento -dividido en fase arcaica, romana y medieval- ha sido excavado en los últimos veintitrés años por un grupo de investigadores de la Escuela Española de Historia y Arqueología en Roma (EEHAR) y del español Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

En el equipo está también la italiana Valeria Beolchini, quien explicó a los medios que las últimas labores se han centrado en excavar un área bajo la cual se encontraban varios edificios de época romana, así como los restos de una iglesia medieval.

Mientras un grupo de expertos trabaja entre los restos, Beolchini señala algunos de los hallazgos sacados a la luz, como una monumental pavimentación conformada por grandes losas de mármol blanco, de la época romana, y localizada a 1,70 metros de profundidad.

En esta campaña de trabajos arqueológicos también ha aparecido un mosaico que se encuentra entre los restos de un gran edificio público, "posiblemente" unas termas, así como una letrina también de época romana y "perfectamente conservada", apuntó la experta.

Todos estos edificios, subrayó, estaban decorados con estucos en rojo, verde, amarillo, azul o blanco, una rica decoración que da idea de la importancia de esta urbe, que alcanzó su máximo esplendor a partir del 300 a.C, rivalizando con una Roma en plena expansión.

Además se han localizado los restos de una iglesia medieval de entre los siglos XI y XII y, a su alrededor, una parte de necrópolis.

Todos estos hallazgos han sido posibles gracias al empleo de las nuevas tecnologías que, según Beolchini, "permiten "entender la ciudad" mediante un estudio "no invasivo".

Para ello se han empleado drones, que han aportado mapas digitales de la zona, y aviones tripulados equipados con cámaras térmicas para conseguir imágenes multiespectrales.

Esto, detalló la investigadora, permite "excavar en el punto donde ya se sabe que se van a encontrar estructuras monumentales", con lo que se consigue lo que calificó de "excavación impresionante".

Todo para descubrir las distintas épocas urbanísticas de una urbe que se prolongó en el tiempo, fundada prácticamente a la vez que la vecina Roma -esta última en el 753 a.C- y cuya total destrucción se produjo a finales del siglo XII.

Con el paso del tiempo la urbe creció en influencia por su rango de municipio, lo que concedía a sus habitantes los mismos derechos que los romanos, y fue lugar de veraneo de personalidades como Cicerón, con villas en la zona, y más tarde también de papas, como Alejandro III.

Beolchini dijo que "Roma siempre tuvo una relación complicada con esta ciudad" por la proximidad entre ambas, unos 30 kilómetros.

Además, Tusculum era su "enemiga natural", pues controlaba el eje de la vía Latina y su importante flujo comercial.

Logró existir hasta que en 1191 el Ejército romano la saqueó y la destruyó por completo, después de que el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Enrique VI, retirara las tropas que la protegían a cambio de ser coronado en Roma.

A partir de entonces, las ruinas se utilizaron como cantera y la ciudad quedó enterrada con el paso de los años, hasta que a principios del siglo XIX un hermano de Napoleón compró una villa en cuyos terrenos se conservaban los restos de la ciudad y comenzó una serie de excavaciones de poca relevancia.

El director de la EEHAR, Fernando García, anunció que los trabajos de la escuela terminarán el próximo viernes, después de un mes y medio de excavaciones en el que han intervenido casi treinta arqueólogos españoles e italianos, tras lo que comenzarán las labores de prospección.

Además, la EEHAR-CSIC trabajará con la Universidad romana de La Sapienza en la reconstrucción del asedio de la ciudad, pues se han hallado proyectiles y señales de los incendios que definen más concretamente cómo fue el fin de Tusculum.

La Escuela Española de Historia y Arqueología lleva trabajando desde 1994 en las excavaciones de la acrópolis de Tusculum, el foro-teatro, una basílica, el templo de culto a los héroes Dioscuros, el palacio de los condes de la urbe y una iglesia medieval, además de las termas.

EFE - Jaime Castro