Imprimir

Castilla y León se une a Borgoña mediante la orden cluniacense

La Región Internacional | 03 de agosto de 2020

La exposición 'León, Castilla y Borgoña, lazos fraternos' puede visitarse en La Farinier de la Abadía de Cluny, en Francia, hasta el 18 de octubre, y posteriormente se ubicará en el Monasterio de San Zoilo de Carrión de los Condes, Palencia

La Consejería de Cultura y Turismo promueve en La Farinier de la Abadía de Cluny, en la Borgoña francesa, la muestra ‘León, Castilla y Borgoña, Lazos Fraternos’. Esta exposición pretende relatar los estrechos vínculos que unieron a ambas regiones a partir de la segunda mitad del s. XI en torno a la orden cluniacense y sus protagonistas.

La notable y geográficamente vasta huella cluniacense, es, junto con el Camino de Santiago, una de las más distinguidas y tangibles realidades patrimoniales en las que se reconoce la personalidad cultural y por ende la construcción política de Europa.

Esta exposición, cofinanciada por fondos europeos del Programa Operativo FEDER 2014-2020, plasma la importancia histórica de esta corriente, atendiendo a la situación política del momento en el continente y en particular en Borgoña, León y Castilla, con el binomio formado por el papado y el imperio (Gregorio VII y la reforma gregoriana), la propia historia de Cluny, sus inicios, de Odilón a Hugo de Semur, sus primeros contactos con la monarquía castellano-leonesa (Sancho III el Mayor y Fernando I) y su implantación y consolidación con Alfonso VI y Constanza de Borgoña. Se exploran además las relaciones de poder que reafirmaron la fuerza cluniacense (Enrique y Ramiro de Borgoña con Calixto II) y sus manifestaciones artísticas, sus influencias, puntos en común, diferencias y peculiaridades regionales o vías de intercambio, para concluir preguntándonos cuáles son, vistas desde hoy, las principales aportaciones de su legado.

Esta exposición, que podrá visitarse en La Farinier de la Abadía de Cluny hasta el 18 de octubre de 2020, y a partir del 22 de octubre en el Monasterio de San Zoilo de Carrión de los Condes, que será su sede permanente, constituye un paso más en la andadura que, siguiendo la estela de ese pasado común, comparten hoy Castilla y León y Borgoña.

Un hito principal de esta andadura es la adhesión de la Junta de Castilla, en el marco de la Asamblea General de la Federación Europea de Sitios Cluniacenses celebrada en la localidad palentina de Carrión de los Condes en junio de 2016, al Itinerario Cultural Europeo ‘Red de Sitios Cluniacenses’ para contribuir a su conservación patrimonial y a su promoción turística. De esa Red forman ya parte, en nuestra Comunidad, las localidades de Dueñas, Frómista, Villalcázar de Sirga, Nogal de las Huertas, Carrión de los Condes y Sahagún.

La exposición forma parte de una batería de acciones de difusión sobre los Sitios Cluniacenses, entre las que se cuentan la edición de material promocional, la realización de un interactivo con reproducciones 3D de piezas significativas de la expansión cluniacense por Europa o la celebración de una jornada técnica.

Por su parte, la presentación oficial en la localidad borgoñona de Cluny, el 18 de octubre de 2019, de la candidatura de Cluny y los Sitios Cluniacenses para su incorporación a la Lista de Patrimonio Mundial por la UNESCO, dibuja un camino por recorrer del que se han dado los primeros pasos y que va a permitir sin duda profundizar en esta relación que tiene una vigencia de siglos.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/castilla-y-leon/castilla-leon-une-borgona-orden-cluniacense/20200803194150266696.html


© 2020 La Región Internacional