miércoles, 23 de junio de 2021

DE ORIGEN GALLEGO

Micaela Núñez, la pintora del viento uruguaya que sueña con exponer en Galicia

Micaela Núñez Uruguay web
La pintora uruguaya Micaela Núñez

Todo huele a mar, a salitre y humedad en la obra de la pintora y escultora uruguaya de origen gallego Micaela Núñez. La pasión por el mar le viene de fábrica, como su inclinación por la naútica, por pintar veleros en movimiento, faros, marinas.

Un amor inmenso, como sus cuadros, muy cotizados en su país, y también fuera. Varias de sus colecciones se han presentado en Estados Unidos, Argentina, Francia, Holanda y México.

Con el deseo de exponer en la Galicia a la que se siente muy unida, la pintora del viento, nos atiende desde su atelier en Punta del Este donde Javier Carballal, hijo de un emigrante de A Mariña, es alcalde y acaba de nombrar a esta artista multidisciplar presidenta de medioambiente de la ciudad.

Micaela Núñez Punta del Este web

¿Tiene curiosidad por conocer Galicia?

Si me encantaría conocerla, he ido a España, pero conozco solo la parte del Mediterráneo y su capital.

Sin embargo, mi relación con Galicia ha sido bastante estrecha por causa del faro de A Coruña, La Torre de Hércules, la he pintado muchísimas veces. Es más, un cliente me consiguió en uno de sus viajes para ver a sus familiares un plano de la cara este este. Por ello, lo siento muy cerca de mi, y tiene una gran importancia en mi carrera. He pintado muchísimas veces el faro más antiguo en funcionamiento del planeta.

Además, mi hijo Sebastián Olarte, cuatro veces campeón uruguayo de surf ha estado en Galicia para competir dos veces, uno en 2015, en Pantin y en 2017, en A Coruña

¡Y mi hermana de corazón, la artista plástica de Salto, Karina Carrara, ha estado y me ha enviado fotos de mi hermosa torre, porque en parte la consideró como mía.

Faro

Hablemos de Micaela artista. Usted pinta desde niña ¿cuándo decidió dedicarse en serio a la pintura?

Desde que comencé a estudiar mi carrera como arquitecta de interiores, pinto de forma profesional. Fue en año 1988 cuando empecé a exponer en galerías, en ferias. Me estrené en Argentina, más concretamente Buenos Aires. Mi primer premio lo recibí en mi país,  en un certamen de pintura marítima, lo que me hizo reflexionar sobre mi necesidad de pintar sobre esta temática, la cual la adopté de forma natural, como parte de mi trabajo.

Desarrollé mis dos carreras paralelamente, pero una de ellas me exigió más de mi, así que tuve que tomar una decisión, y decidí quedarme con mi arte.  

¿Hay alguien que haya influido en usted, quien la haya empujado o ayudado especialmente?

Mis comienzos con la pintura fueron bastante autodidactas. Tuve la suerte de conocer al inicio de mi carrera a un un gran pintor uruguayo que me dijo que “muchas horas de taller, mucho trabajo te dará el oficio”. Hoy agradezco su palabras que resuenan en mi cabeza, aunque el ya falleció.

También tuve la suerte de encontrarme con colegas de profesión, con los que compartí trabajos de forma muy satisfactoria. He recorrido un bonito camino a lo largo de mi carrera, y guardo muy buenos recuerdos y un extenso agradecimiento a varios de ellos.

¿Alguien en concreto a quien dar las gracias?

Dar gracias daría a muchísimas personas. Para empezar a mis hijos, que han recorrido mi carrera conmigo, al igual que mi familia hermanos y madre. A dos grandes pintores que una vez fueron a mi taller y me llevaron a una muestra en Holanda, mi primera exposición en el exterior, siendo yo una principiante, y ellos artistas ya consagrados. Jamás los olvidaré, ellos eran Tejera y Sayago.

En tercer lugar a mi gran galerista Verónica Rauzon Paz de Elizalde, que fue un gran compañera en mis principios y me dio  muy buenas recomendaciones y grandes muestras, que me granjearon un gran reconocimiento en Buenos Aires y en toda la Argentina, como en mi querido Museo de Ushuaia, que dirige Carlos Pedro Vairo, y donde trabajo desde hace muchos años. Soy una marinista contemporánea, la primera mujer del Rio de la Plata en pintar vela deportiva y la única marinista en Sudamérica, donde realizo muestras desde hace muchos años; y también pertenezco a la sala más austral de planeta.

Micaela Núñez web

Muchas personas a las que agradecer…

Por supuesto, no me quiero olvidar del Museo Ralli, un gran museo con sede en Mallorca, Israel, Chile y aquí en Punta del Este donde tengo mis obras actualmente. Ni del proyecto “Los Artistas en mis Velas”, protagonizado por cuatro mujeres y dirigido por Serrana Prunell. Gracias a todos ellos, y a mi empresa, a la familia Mochon, a Susana di Luzzio quien creyó en mi desde el primer día que entro a mi taller y me llevó al mundo de los boatshow y gracias a ella he recorrido varios. Ingresé en el mundo de la náutica más que como artista, como una empresa náutica dedicada al arte.

Podría seguir. y en esa larga lista no quiero dejar fuera a todos los amigos que me han brindado sus casas para poder pintar, como fue en mi última muestra en París, gracias a Mary y Jean Claude, mi atelier en Cely en Bier. Y a Karina Carrara por permitirme tener mi taller en su casa, al lado del faro...un lugar mágico y hoy día es un taller de las dos.

Y a mis clientes, que han invertido en mi. Tengo la suerte de tener mi taller frente al Océano Atlántico, donde todas mis ventanas dan al mar... Es mi refugio, mi estudio soñado por mi por tanto tiempo.! Lo hice desde cero... solo me queda decir gracias, gracias, gracias... 

La llaman la chica de los veleros, la pintora del viento. Lo cierto es que usted se define como pintora de náutica deportiva ¿Cómo fue su proceso artístico hasta especializarse tanto?

Si me llaman la chica de los veleros desde muy muy pequeña, ya que en mis comienzos no era muy usual ver este tipo de obras. Fue muy importante para mi que me llamaran así, me gustaba muchísimo y me segmentaba dentro mi carrera. Luego fui creciendo y mi obra fue tomando carácter y todas las personas que ven mis cuadros dicen que pinto el viento. Pinto el movimiento de una embarcación, un instante, durante el desarrollo de su navegación. Comencé a estudiar la técnica viendo vídeos y libros, y poco a poco todo aquello fue tomando forma en mi y en mis pinceles, lo que me permitió jugar con las perspectivas.

Mas que como marinista, me gusta definirse como pintora náutica deportiva, ya que pinto un deporte, un sentimiento,  lo que para mí es navegar.

 

WhatsApp Image 2021-05-11 at 22.16.00

¿Decidió de forma consciente que quería pintar el mar y lo que en el sucede o surgió de forma espontánea o como una necesidad?

Decidí empezar a pintar por un tema mas sentimental que otra cosa, debido a que mi papa había fallecido. Me fui a estudiar a Argentina y allí pintaba veleros, como una forma de estar cerca de mi Punta del Este, del puerto donde nací y que es una hermosa ciudad bañada por el Océano Atlántico. Aquí también un faro que ha sido compañero desde muy pequeña.  De ahí mi arraigo al mar, que luego pinté de forma profesional.

¿Cómo definiría su trabajo, su estilo?

Tengo un estilo muy “Micaela”. Mis clientes, así como el publico en general dicen que ven una obra muy mía. Para un pintor es muy importaren tener tu estilo propio, tu propio lenguaje, eso te hace único y creo que para todo artista es su firma y su sello.

¿Y su evolución como pintora? Usted no solo pinta, también es escultora y diseñadora de interiores ¿De todas esas facetas artísticas, a cuál le dedica más tiempo?

Trabajé muchos años como arquitecto de interiores, y a la vez pintaba. Pero como le decía anteriormente, decidí quedarme con la pintura. La escultura solo es un pasatiempo. Lo cierto es que dedico mucho tiempo a mi taller, muchas horas de trabajo, tanto acá que cuando estoy en el exterior trabajando

Casi nadie es profeta en su tierra ¿Usted lo es?

Sí, lo soy.  Trabajo muchísimo en Argentina donde tengo un gran reconocimiento, y en mi país, es solo cuestión de tiempo y más trabajo.

Su obra ha cruzado fronteras, ha expuesto mucho fuera de su país…

Si he expuesto en varios países, tengo un extenso camino recorrido, casi 30 años de trabajo. Hay obra mía repartida por el mundo, por ejemplo en Malasia, donde hay un mural de 200 x 300 que compraron los reyes malayos; mi trabajo ha traspasado varias fronteras.

WhatsApp Image 2021-05-11 at 22.16.17

¿Algún lugar donde sueñe con exponer?

Volver a París, exponer en otros salones  donde se siga conociendo la náutica desde un punto de vista mas artístico.

¿Y en España, en Galicia, quizás?

Si adoraría exponer en Galicia y volver a pintar la Torre de Hércules, para los gallegos y conocerla por fin, ya que solo la conozco en mi imaginación. Espero que pueda ser pronto.