domingo, 14 de abril de 2024

ENTREVISTA: CARMEN PÉREZ

"La gran mayoría de los españoles emigrantes no conoce la existencia de los CRE"

carmen
Carmen Pérez Poyón es vocal por el consejo de comunidades andaluzas, Consejera del CRE de Perú y Consejera General del CGCEE

Carmen Pérez Poyón, hija de emigrantes andaluces, fue hace años presidenta del Centro Andaluz del Perú. Actualmente es vocal por el consejo de comunidades andaluzas, Consejera del CRE de Perú y Consejera General del CGCEE.

¿Cómo definirías el trabajo que lleváis a cabo en el CRE de Perú?
El trabajo que desarrollamos en el CRE de Perú es de atención presencial todos los jueves. en una oficina que nos proporciona el Centro Español del Perú, de cinco a siete de la tarde. A cada consejero le corresponde un mes de atención directa al público que asiste a consultar. Asímismo, personalmente me ocupo de atender diariamente las consultas que llegan al correo electrónico y a las redes sociales, ya que contamos con una página en el Facebook. También atendemos por teléfono o con alguna cita en particular y realizamos labor asistencial visitando y colaborando con los ciudadanos más necesitados. Realizamos una visita anual, dentro de las posibilidades del escaso presupuesto asignado, a uno o más viceconsulados dentro del territorio nacional visitando a los españoles que residen lejos de la capital. Se ha realizado visita a los ciudadanos privados de su libertad en tres departamentos de Perú. Y también llevamos a cabo, de manera continua, coordinaciones con la Consejería de empleo y Seguridad Social de la Embajada de España y notificamos al Consulado General sobre alguna situación de importancia que requiere urgente atención.

Es un trabajo vocacional...
Después de tantos años de trabajo constante con los ciudadanos españoles tengo que decir que este trabajo es totalmente vocacional. Todo consejero debe tener siempre ese compromiso y esa disposición necesarios para servir al otro en cualquier contexto, sin hacer diferencias y tratando en lo posible de superar cualquier tipo de barrera que impida que no lleguemos a nuestro objetivo. como por ejemplo la Ley de Protección de Datos, que muchas veces nos impide realizar mayores coordinaciones con las autoridades españolas. 

¿Cómo es vuestra relación con los españoles que viven en el país?
La gran mayoría de españoles en el Perú, y creo que en muchos otros países, no conocen la existencia de los CRE y la función que tiene. Nuestro CRE ha creado unos carteles que han sido colocados en las diferentes instituciones españolas dándonos a conocer. Además, desde la creación de nuestra página en el Facebook también hemos logrado que muchos nos visiten y puedan tener mucha información de diversos temas de interés para la colonia. Nuestra relación con los españoles que nos visitan es positiva.

Hace unos meses se celebró el Pleno del CGCEE de 2015. ¿Qué conclusiones sacaste?
Este es mi primer mandato como Consejera General de la Emigración y, si bien es cierto hay mucho interés por parte de los consejeros de poder sacar adelante las propuestas que plantean de acuerdo a las necesidades en cada país, no encuentro que éstas puedan llegar a buen término. La eficacia del Consejo es limitada por ser únicamente un órgano de carácter consultivo y asesor, sin independencia. El CGCEE debe solicitar anualmente audiencia a las Comisiones competentes de las Cortes Generales para informar sobre la situación de la ciudadanía española en el exterior, de acuerdo a lo que establece el Estatuto, lo que no se cumple. Creo que este contacto y coordinación haría más viable que algunas de nuestras propuestas sean atendidas. Hay que reconocer que a lo largo de los años se han conseguido algunos derechos, pero también se han perdido otros, como el derecho al voto, el cual tiene que ser ahora “rogado”. En esta situación lleva el Consejo haciendo los reclamos y peticiones necesarias en cada Pleno, sin lograr hacer que se respete el derecho fundamental de todos los españoles en el exterior de poder ejercer libremente su derecho a voto. Después de cada Pleno llega uno a su país, informa muy emocionada y satisfecha sobre todos los acuerdos aprobados, pero pasan los meses  y la pregunta siempre es la misma: "Carmen, ¿y quée fue de tal o cual propuesta?"... Y la respuesta siempre es la misma: “hay que tener paciencia”. Todo esto desalienta, ya que se demuestra una vez más que el Consejo no tiene fuerza institucional.

¿Qué cosas crees que hay que mejorar más rápidamente en relación a la emigración española?
Creo que lo fundamental es que nos devuelvan los derechos que se estipulan en la Constitución y en el Estatuto de la Ciudadanía Española en el Exterior. Que se reivindique a todos los descendientes de españoles que quedaron fuera y no consiguieron la nacionalidad española. Y se le debe dar mayores atribuciones a los Viceconsulados honorarios a fin de tener una adecuada atención a los españoles que no pueden viajar a Lima donde se encuentra el Consulado General.

¿Tenéis o habéis tenido relación con otros CRE de otros países?
La única relación que tenemos con otros CRE es a través de las redes sociales, sobre todo con quienes cuentan con páginas en el Facebook, ya que estamos al tanto de las informaciones que cada uno coloca y que pueda servir a otro en su país.

¿Y con las Embajadas o Consulados?
Con la Embajada no se tiene ningún relación en cuanto a nuestras funciones, únicamente las sociales. Con el Consulado General y los Viceconsulados honorarios tenemos la relación necesaria para informar sobre algunos casos en particular y de suma importancia. Además, el CRE hace reuniones ordinarias de coordinación semestralmente.

¿Cuál es vuestra prioridad (o prioridades) ahora mismo?
Tenemos varias prioridades en el Perú. Una de ellos es la situación que se deriva de que no exista un convenio con Sanidad, ya que muchos de los españoles que llegan. hasta que no legalicen su situación de residencia y encuentren un empleo que les pueda proporcionar un seguro médico, se hallan en la situación de abandono en la atención sanitaria. En cuanto a los ciudadanos que han estado privados de su libertad, si ha pagado la multa o le han exonerado de ella por insolvente, lo expulsan del país, pero el billete de avión se lo debe pagar él. Como muchos no pueden pagarlo, ni son trasladados a España ni son expulsados y, como no tienen la calidad de emigrante no pueden recibir la ayuda de la Consejería de empleo y seguridad social encontrándose. por consiguiente, en una situación en la que no tienen ni vivienda, ni lo elemental como manutención, sanidad... Están durmiendo en los parques, vendiendo caramelos o recibiendo la ayuda de muchos compatriotas. Otra de las prioridades es que se puedan agilizar los procesos de traslados de los ciudadanos privados de su libertad para que cumplan su condena en España, donde podrán recibir la atención necesaria y estar cerca a sus familiares, que son piezas fundamentales para una buena reinserción social. Me imagino que si es duro estar en la cárcel en España, cumplir condena en otro país, solo, sin familia ni recursos y muchas veces en condiciones infrahumanas, como en muchas cárceles de este continente, tiene que ser verdaderamente trágico y conmovedor. También nos gustaría que las instituciones españolas puedan fortalecer más la protección de los españoles residentes, sobre todo la nueva emigración.

¿Echáis de menos más ayudas desde España?
Los emigrantes mayores la ayuda que más echan de menos es la de los viajes del IMSERSO, donde se le daba oportunidad a estos compatriotas mayores a reencontrarse con su tierra y con sus familiares. También se echan de menos las ayudas para los estudios de los hijos de residentes que carecen de recursos. Quiero aprovechar para agradecer a los medios de comunicación. como La Región Internacional, que son de suma importancia para que nuestra labor en el Consejo se conozca.