jueves, 11 de agosto de 2022

ENTREVISTA: MARÍA JESÚS VÁZQUEZ TISCAR

"Para nosotros, la eliminación del voto rogado es una prioridad"

m-jesus-vazquez-tiscar
María Jesús Vázquez durante el pasado pleno del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior.

María Jesús Vázquez Tiscar llegó a Canadá en 1970. Hoy es la máxima responsable del CRE de Montreal, desde donde intenta ayudar a todos los españoles residentes en un país de dimensiones colosales.

 

maria-jesus

María Jesús, ¿cuándo y por qué llegaste a Canadá?
Llegué a Canadá, exactamente a Montreal, en 1970. Mis padres habían emigrado en los años 60 porque las condiciones económicas en España no eran favorables para nadie. Mi hermana y yo, que nos habíamos quedado en España con los abuelos maternos estudiando, queríamos conocer Canadá antes de emprender nuestras respectivas carreras. Vinimos como turistas, pero al cabo de unos meses decidimos quedarnos y mis padres tramitaron todo para que pudiésemos quedarnos legalmente.

¿Cómo fueron los inicios en el país?
Habíamos estudiado francés y pronto pudimos inscribirnos en la universidad. Yo hice una Licenciatura en Enseñanza de Lenguas y Letras, con lo que podía dar clases de español y de francés. Más tarde estudié una Licenciatura en Ciencias Políticas y un Certificado en Relaciones Interétnicas. Esto me ha llevado a la enseñanza del español y del francés en varias escuelas de Montreal. También he dado clase en el Instituto Español de Montreal (“La escuela española”) de primero y segundo de BUP y a los adultos en un centro comunitario.

Por lo que sabemos, estás implicada en muchas actividades…
Sigo viviendo en Montreal y desde siempre me he implicado en muchas actividades del colectivo español en el exterior. Actualmente soy presidenta del Grupo de Teatro Español “Sol y sombra” y de la Asociación de Mujeres Españolas Emigrantes en Canadá (AMEEC). Soy presidenta del CRE de Montreal y Consejera por Canadá en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE). Dentro de este Consejo soy presidenta de la Comisión de Jóvenes y Mujeres y formo parte de la Comisión Permanente. En todas estas actividades no soy yo sola la que trabaja, ya que somos un equipo y todas las decisiones se toman por consenso.

¿Vas a España a menudo?
Siempre he viajado a España a menudo porque tengo familia, tíos, primos y muchos amigos de la infancia. Pero ahora, desde hace más de cuatro años, viajo muy frecuentemente, cuatro y cinco veces al año, y casi siempre aprovecho para quedarme unos días más y visitar a la familia y amigos.

¿Cómo definirías el trabajo que lleváis a cabo en el CRE?
En principio es un trabajo para canalizar las necesidades del colectivo español en el exterior hacia la Administración, sensibilizando a los a los diferentes ministerios para que atiendan estas necesidades. Pero es también un trabajo de mucha paciencia, ya que nuestras peticiones no son recogidas tan rápidamente como desearíamos y muchas de ellas se diría que han sido olvidadas en un cajón de algún despacho ministerial. Esto hace que muchas de estas peticiones se repitan año tras año casi sin esperanza de respuesta o de solución.

¿Cómo es vuestra relación con los españoles que viven en el país?
La relación con los españoles que viven en Canadá es buena. Naturalmente, el país es muy grande y aunque se envía información al término de los Plenos y de las reuniones de las diversas Comisiones, el contacto directo es quizás lo más importante, ya que la gente nos conoce personalmente y es más fácil reunirse para comentar problemas o pedir informaciones sobre algún tema específico. Es por esto que la relación más fuerte es con las personas de Montreal, la única ciudad que tiene un Consejo de Residentes.

Hace poco se celebró el pleno del CGCEE. ¿Qué conclusiones sacaste?
Los plenos del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior son siempre ocasiones excelentes para intercambiar ideas, argumentos o soluciones para muchos problemas entre los Consejeros. Al mismo tiempo se revelan fallos y evasivas de la Administración que producen un cierto desánimo o apatía. Esto es un poco lo que he sacado en conclusión: parece que el CGCEE no tiene ningún poder real de cara al Gobierno, a pesar de que representamos a casi dos millones de españoles en el exterior.

¿Qué crees que hay que mejorar más rápidamente en relación a la emigración española?
La mejora tendría que venir de la Administración. Necesitaríamos tener representantes en las Cortes o en el Senado; que se hable del CGCEE y de los problemas del colectivo español en el exterior en la prensa nacional; que el Gobierno firmase más convenios con muchos países que no pertenecen a la Unión Europea y que tienen leyes diferentes, como algunos países confederados (Estados Unidos, Canadá, etc.) donde los estados o provincias tienen competencias propias, tanto en educación como en sanidad y otras áreas.

¿Tenéis o habéis tenido relación con otros CRE?
Normalmente tenemos contacto con los CRE de otros países a través de los consejeros participantes a los Plenos del CGCEE y estamos al corriente de varios problemas que existen en algunos países.

¿Y con las Embajadas o Consulados?
En nuestro caso, es decir, en el CRE de Montreal, tenemos regularmente contacto y muy buenas relaciones con el Consulado General de España en Montreal y con la Embajada en Ottawa. El Cónsul asiste a todas las reuniones del CRE y también lo hace el Consejero de Empleo y Seguridad Social de Ottawa.

¿Cuál es vuestra prioridad ahora mismo?
Nuestra prioridad actual son las próximas elecciones para los CRE, con la creación de nuevos y renovación de los existentes. También continúa siendo una prioridad la eliminación del “voto rogado”, lo cual esperamos sea resuelto por la próxima Administración lo más rápido posible.

¿Echáis de menos más ayudas desde España?
Sería interesante que las escuelas españolas en cada país estuvieran mejor financiadas, para que las tarifas de inscripción fueran mínimas y que los programas ALCE pudiesen implantarse con clases presenciales, sobre todo para los primeros niveles de educación.