miércoles, 03 de junio de 2020

Las elecciones vascas se celebrarán el domingo 12 de julio

Imagen facilitada por el servicio Irekia del Gobierno Vasco del lehendakari, Iñigo Urkullu
Imagen facilitada por el servicio Irekia del Gobierno Vasco del lehendakari, Iñigo Urkullu
Las elecciones autonómicas vascas, previstas inicialmente para el 5 de abril pero suspendidas después por la pandemia de COVID-19, se celebrarán el 12 de julio, el mismo día de los comicios gallegos.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha presidido este lunes un Consejo de Gobierno extraordinario, a cuyo término ha anunciado que los vascos están llamados a las urnas el 12 de julio. La convocatoria electoral se publicará en el Boletín Oficial del País Vasco mañana y en ese momento empezarán a contar los 54 días de margen legal con el que deben anunciarse las elecciones.

Celebrarlas en julio era la opción preferida por el Ejecutivo autonómico, ya que así, ante un posible rebrote del coronavirus que obligase a cancelarlas de nuevo, aún quedaría la opción de hacerlas en septiembre o incluso hasta el 25 de octubre, fecha en la que acaba la legislatura, ha recordado Urkullu, quien ha asegurado, no obstante que aun no ha decidido cuál sería la alternativa si un hipotético rebrote de la pandemia impide celebrarlas dentro de dos meses.

El lehendakari ha explicado que Euskadi ha "superado la emergencia sanitaria", que en verano la pandemia tendrá "menos incidencia" y que celebrar los comicios permitirá contar "cuanto antes" con un nuevo Parlamento y Gobierno vascos que "respondan a la prioridad sanitaria y pongan en marcha la recuperación económica y del empleo".

Ha insistido que se ha decantado por julio por razones sanitarias, jurídicas y económicas, y ha explicado que una vez superada la emergencia sanitaria Euskadi entrará mañana en una nueva etapa de "vigilancia y control". "La tendencia se ha revertido y ya no hay peligro de colapso sanitario", ha defendido el lehendakari, quien se ha mostrado convencido además de que Euskadi "cumple ya los requisitos para pasar a la fase 2" de la desescalada.

En el ámbito jurídico ha reiterado que las elecciones son "necesarias" y que "se dan las condiciones" para hacerlas en julio con el compromiso de que se desarrollen con "plenas garantías de seguridad para la salud" de los ciudadanos, así como con "todas las garantías para la participación".

En este sentido, ha indicado que el estado de alarma no es "obstáculo" para que se celebren y ha agregado que "de hecho el Gobierno (de Pedro Sánchez) coadyuvará" en ámbitos como el voto por correo y en todo lo que dependa del Instituto Nacional de Estadística (INE). Para ello, ambos ejecutivos ya están manteniendo conversaciones.

En cuanto a la posibilidad de que la campaña electoral se acorte como ocurrió en las últimas elecciones generales, Urkullu ha recordado que corresponde a los partidos acordar cómo quieren que sea esta campaña.

Tras asegurar que no está preocupado por un incremento de la abstención e que incluso quizás haya un aumento de la participación porque los ciudadanos son conscientes de la importancia de estos comicios, el lehendakari ha precisado que son solo dos formaciones, EH Bildu y Elkarrekin Podemos, las que se oponen a que los comicios se celebren en julio.

Urkullu ha precisado que no ha habido negociación con el Gobierno central para la convocatoria de estas elecciones al recordar que la prerrogativa es suya, aunque ha reconocido que ha mantenido conversaciones con la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, para explicarle la situación "anómala" de Euskadi, que se encuentra al final de una legislatura y con un parlamento disuelto.

"Las elecciones permitirán tener un Parlamento constituido y un nuevo Gobierno que respondan a la prioridad sanitaria y pongan en marcha la recuperación económica y del empleo" mediante la aprobación de "unos presupuestos acordes a las prioridades del momento y que acometan todas las reformas necesarias".

Preguntado si se ve ganador en estos comicios, ha asegurado que "se encuentra igual o tan fuerte" que cuando se convocaron los fallidos del 5 de abril. "Por lo demás, los ciudadanos decidirán", ha agregado.

También se ha referido al escenario que se abrirá tras el 12 de julio y ha reiterado que la opción de la coalición de gobierno entre PNV y PSE-EE "ha sido positiva", lo que supone un "bagaje para la siguiente legislatura".