domingo, 03 de marzo de 2024

La consejera de Presidencia, Susana Díaz, asume las competenias de emigración en Andalucía

Susana Díaz.
El nuevo Gobierno andaluz de coalición, reducido de trece a once consejerías, ha provocado un baile de competencias respecto al anterior, y el traspaso más destacable ha sido el cambio de las competencias en ordenación del territorio y urbanismo de Fomento (IU) a Agricultura y Medio Ambiente (PSOE).
De esta forma, la competencia en ordenación del territorio -vinculada al desarrollo del tejido productivo- se queda en manos del PSOE al dejarla fuera de la Consejería de Fomento (IU) y ubicarla en la de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, que preside el cordobés y exconsejero andaluz Luis Planas.

Otro de los cambios sustanciales se registra en las competencias de la Consejería de Presidencia, cuya titular Susana Díaz, la número dos del PSOE-A, no solo mantiene las competencias propias con los delegados de gobierno y con los andaluces en el exterior, sino que asume las políticas de igualdad a través del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) y el Instituto de la Juventud.

En el nuevo organigrama (cinco mujeres y seis hombres) tiene también un papel relevante la vicepresidencia de la Junta, de nueva creación, que ocupará Diego Valderas, coordinador general de IULV-CA, que será el primer dirigente de la coalición en ocupar este tipo de cargo en un Gobierno de la Junta.

Valderas, que también será consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, tendrá competencias además en Voluntariado y Participación, Consumo, Cooperación al Desarrollo y Memoria Histórica, responsabilidades que antes residían en la antigua Consejería de Gobernación y Justicia.

Tal y como se esperaba, el presidente José Antonio Griñán ha concentrado en una macroconsejería las políticas económicas de su Gobierno a cuyo frente sitúa a Antonio Ávila, uno de sus hombres de confianza, que ostentará el departamento de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.

Ávila mantiene las competencias salvo política financiera y asume las de Empleo con excepción de Formación Profesional y Políticas Migratorias.

Las políticas de Formación Profesional pasan a depender de la Consejería de Educación.

Por su parte, la nueva Consejería de Salud y Bienestar Social aumenta sus competencias en lo relativo a las prestaciones y servicios, a cambio de las de Consumo, que pasan a la Consejería de Administración Local.

La Consejería de Fomento y Vivienda, a cargo de IU, se hace con las competencias en Infraestructuras, Transportes, Vivienda y Arquitectura tras la retirada de las atribuciones en ordenación del territorio y urbanismo.

El pacto de coalición ha supuesto además que se divida la antigua de Consejería de Turismo, Comercio y Deportes, de forma que IU se queda con Turismo y Comercio, mientras que Deportes pasa a integrase en la Consejería de Cultura, en manos del PSOE.

Los cambios alcanzan igualmente a la departamento de Hacienda y Administración Pública, que añadirá en la próxima legislatura las competencias de Política Financiera y Juego.

Una de las nuevas caras del Gobierno, el fiscal Emilio de Llera, tendrá al frente de la Consejería de Justicia e Interior competencias en Emergencias, Espectáculos, Violencia de Género y Políticas Migratorias.