Martes, 12 de noviembre de 2019

Murcia: Fernando López Miras encara el debate de investidura sin el necesario apoyo de Vox

El presidente en funciones de la Región de Murcia Fernando López Miras (PP) y la diputada de Ciudadanos Isabel Franco. EFE/Marcial Guillén
El presidente en funciones de la Región de Murcia Fernando López Miras (PP) y la diputada de Ciudadanos Isabel Franco. EFE/Marcial Guillén

El candidato del PP a la presidencia de Murcia, Fernando López Miras, encarará desde el lunes el debate de investidura en el Parlamento con el apoyo de Cs, pero sin tener asegurado el imprescindible respaldo de Vox para prosperar su elección y con Ciudadanos vetando cualquier acercamiento a la extrema derecha.

Los 16 escaños del PP y 6 de Cs no suman mayoría absoluta y necesitaría al menos la abstención en segunda votación de Vox, que tiene 4, para la investidura. Por ello, el PP negocia con los de Santiago Abascal un documento compatible con lo pactado con Cs.

Por su negativa a tratar con Vox, el partido naranja no cierra la puerta a sumar sus 6 diputados a los 17 del PSOE, lo que daría mayoría absoluta al candidato socialista, y sostiene que en ningún caso permitirá la repetición electoral que podría ocurrir si el 1 de septiembre no hay candidato con mayoría suficiente.

PP y Vox reanudaron el pasado viernes las conversaciones para llegar a un acuerdo, pero el escollo es que la formación de extrema derecha mantiene su propuesta de derogar parcialmente la Ley de Igualdad LGTBI acordada en 2016 en la Cámara autonómica.

El pleno de investidura comienza este lunes a las 10.30 horas con la intervención sin límite de tiempo del presidente murciano en funciones, quien expondrá su programa de gobierno y solicitará la confianza del hemiciclo.

El debate se reanudará el martes a las 10.00 horas con la intervención de los representantes de los cinco grupos parlamentarios, quienes dispondrán de un tiempo máximo de 30 minutos por este orden: PSOE, Vox, Podemos, Cs y PP.

A las 16:30 horas les responderá López Miras, que dispondrá de 90 minutos para ello, tras lo que los grupos disponen de 10 minutos cada uno para expresar sus posiciones, con derecho del candidato a una última intervención de 20 minutos.

La votación será nominal y pública, por llamamiento y si no resulta elegido por mayoría absoluta, se celebrará una nueva sesión en 48 horas en la que se requeriría al menos la abstención de Vox para ser investido presidente.

Si no obtiene la confianza de la Cámara, su presidente, Alberto Castillo, realizaría una segunda ronda de consultas con los portavoces para comprobar qué candidato tiene más posibilidades de salir elegido.