Martes, 21 de Mayo de 2019

NACIONALIDAD ESPAÑOLA

Melilla pide endurecer la nacionalidad para hijos de marroquíes no residentes

Agencia EFE

El Gobierno de Melilla ha aprobado en solitario en la Asamblea regional una propuesta para pedir cambios en el Código Civil que permitan endurecer los requisitos para el acceso a la nacionalidad española a los hijos de mujeres marroquíes no residentes en España que nacen en Melilla y Ceuta.

Coalición por Melilla (CPM) y PSOE han votado en contra, mientras que Ciudadanos (Cs) se ha abstenido en la votación de esta propuesta durante el Pleno extraordinario celebrado en la Asamblea, que ahora, una vez aprobada, será remitida al Gobierno central.

Esta propuesta plantea la necesidad de ampliar a diez años el requisito de un año de residencia que se exige para la concesión de la nacionalidad española a los nacidos en territorio nacional de mujeres extranjeras que no residen en España, para lo que propone modificar los artículos 17.1b y 22.2 del Código Civil.

Este asunto ha provocado un debate no exento de tensión en la Asamblea, donde Imbroda ha justificado la propuesta alegando que se trata de "un arma defensiva del estatus político, jurídico y constitucional" de Melilla para "poner freno al desmadre de nacimientos" que se están dando en el hospital de la ciudad, el 63,63 % de parturientas extranjeras, más del 90 % marroquíes.

Esto, teniendo en cuenta "la permeabilidad de la frontera" y que solo se requiere un año de residencia a los extranjeros nacidos en España para concederles la nacionalidad, puede dar lugar a que en un futuro sean "miles" los que "se incorporarían" en los próximos años, lo que para Melilla conlleva "un componente político de cierto riesgo".

Imbroda ha argumentado que se trata de endurecer el acceso para evitar "el colapso que hay en el hospital" por parte de marroquíes que, además de buscar una asistencia sanitaria de mayor calidad que la que hay en su país para dar a luz, "también pueden venir por recoger un documento de nacimiento" que les permita acceder a la nacionalidad cuando el niño cumpla los 18 años.

Por ello, ha pedido a la oposición que anteponga los intereses estratégicos de la ciudad "por encima de los partidistas" en este asunto, ya que se trata de "poner diques a lo que puede ser una marcha más rápida que la tortuga" y reforzar el estatus de Melilla porque esta ciudad "tiene una espada de Damocles encima exterior, no interior" que requiere ese refuerzo.