martes, 25 de junio de 2024

'El derecho al voto y a la educación han sido claves para el auge de la mujer'

Ana Fiorella Cárdenas Gil, presidenta de la Asociación de Jóvenes Españoles del Perú.
Ana Fiorella ha nacido en Lima (Perú) y pese a tener todavía 26 años ya ha pasado largas temporadas en España y conoce a la perfección la situación de los emigrantes ya que es la presidenta de la Asociación de Jóvenes Españoles del Perú (AJEP), fundación desde la que llevan a cabo numerosas actividades de formación profesional, actividades culturales y sociales, todas ellas con el fin de que los integrantes puedan compartir sus experiencias, inquietudes y costumbres. ¿Qué miembro de su familia emigró y cuáles fueron las circunstancias?
Fue mi abuelo, en el 1953. Su caso fue una emigración voluntaria ya que quería conocer América y dado que se vivía un ambiente de posguerra, había mucha escasez y racionamiento de alimentos. Mi abuelo emigró soltero y por aquel entonces tenía 25 años. Pronto se casó con una peruana, tuvo una hija que se casó también y tuvo tres hijos.

¿Cómo es la situación actual en Perú en lo que a emigración se refiere?
Toda la gente que se fue a España por motivos enconómicos o políticos, buscando una mejora profesional, empieza a regresar desde la crisis ya que muchas empresas se vieron en la obligación de despedir a sus empleados y cerrar. Actualmente el Perú está muy bien económicamente y hay muchas oportunidades laborales y de mejora. Los años de más auge y cuando llegaba un mayor número de emigrantes fue en los 30 y 40.

¿A qué se dedicaban por aquel entonces los emigrantes y en concreto las mujeres?
Los empleos más solicitados fueron por ejemplo de propagandistas médicos, vendedores, empresas de alimentación o mismo como trabajadores en empresas trasnacionales como IBM aceptaban a jóvenes con estudios profesionales. La mayoría de los emigrantes fueron hombres, sin embargo las pocas mujeres que emigraron fueron aquellas valientes que se arriesgaron a venir a tierras desconocidas a trabajar de secretarias, enfermeras, maestras y en muchos casos a contraer nupcias.

¿Cuál es el papel que juega actualmente la mujer en Perú?
Hoy en día no sólo desempeña roles de madre y esposa, sino también de servicio a la comunidad y ofrece sus aportaciones como administradora, secretaria, gerente, abogado, etcétera y participa así en la población económica activa del país. Realizan las mismas funciones que los hombres, tenemos mujeres en las fuerzas armadas y la alcaldesa de Lima, que fue elegida este año. Esto todo demuestra que el machismo cada vez va desapareciendo en nuestro país. Desde que la mujer tiene derecho a voto y a la educación, se ha visto una gran evolución ya que pueden desempeñar cargos públicos y ejercer sus profesiones.

Este progreso de la mujer ha llevado a que desempeñe puestos de responsabilidad, ¿cómo han aceptado en Perú esta evolución?
Las mujeres tienen empresas a su cargo, decisiones importantes que tomar para la continuidad de un negocio, pueden ser presidentas de un directorio o gerentes de una empresa. No siempre fue así, ha costado mucho que los hombres acepten la capacidad de la mujer, pero se ha logrado debido a una lucha constante y a la perseverancia de la mujer de demostrar de qué están hechas y de lo que son capaces de hacer.

A la hora de mirar hacia adelante, ¿cómo se perfila el futuro?
Veo una gran evolución y desarrollo de la forma de gerenciar de una mujer, es decir, actualmente las mujeres tienen empresas propias y tiene cargos de responsabilidad, pero todavía hay mucha más cantidad de hombres desarrollando estos cargos. Estoy convencida que más adelante la situación cambiará y estará todo más equiparado, incluso llegará a ser mayor la cantidad de mujeres tomando cargos importantes. Tanto es así que no me extrañaría que llegaramos a tener un presidenta en Perú y es la segunda vez en la historia que tenemos una alcaldesa.

En lo que se refiere a los sueldos, ¿están equiparados entre hombres y mujeres?
Considero que sí son iguales, sin embargo aún predomina la guerra constante entre el hombre y la mujer en el momento en el que éstas últimas perciben más que los hombres.

Y en su caso particular, ¿dónde ve su futuro?
Siempre me ha hecho mucha ilusión volver a la tierra de mi abuelo, ya que cuando estoy en España siento que ahí está mi lugar. He vivido en España y se respira de otra manera. No descarto la posibilidad de irme a vivir allí porque todavía soy joven, pero la situación en España no es la mejor en estos momentos. De este modo aprovecho las grandes oportunidades que me ofrece Perú. Tengo mucha familia repartida en toda Andalucía y echo de menos los maravillosos paisajes, el estilo de vida y las celebraciones, sobre todo la Feria de Sevilla y su Semana Santa.

Usted es la presidenta de la Asociación de Jóvenes Españoles del Perú- AJEP, ¿cómo es el día a día en la asociación?
Como presidenta puedo decir que cada día es de lo más intenso. Realizamos numerosas actividades. Los integrantes de la junta directiva de la asociación nos reunimos semanalmente para planificar actividades innovadoras y creativas para mantener y fidelizar a nuestros socios y al mismo tiempo captar nuevos socios. Tenemos actividades tanto de formación profesional (cursos), como actividades culturales (talleres de danzas españolas) y sociales (paseos de integración). Es un trabajo retador ya que como jóvenes líderes surgen muchas ideas y a veces falta tiempo para llevarlas a cabo.
Personalmente, trabajar en AJEP me complementa y al ver los resultados alcanzados me llena de satisfacción y a la vez aprendo mucho cada día. Es una magnífica experiencia y una excelente oportunidad poder presidir nuestra asociación, donde comparto las mismas experiencias, inquietudes y costumbres que todos los miembros, porque todos pertecemos a la comunidad española. Esta asociación está abierta a todos los jóvenes españoles y descendientes de españoles que residen en Perú y me gustaría que se animaran a visitarla y a conocernos.