jueves, 29 de septiembre de 2022

'No se viene a calentar sillas, sino a trabajar'

María Teresa Michelón, durante un Consejo General.
María Teresa Michelón lleva trabajando en el Consejo de Residentes de Buenos Aires desde hace 16 años. En esta última etapa ha visto grandes cambios, sobre todo una mayor participación de la mujer. Los CREs se han feminizado. ¿Ha supuesto un cambio en la forma de trabajar?
Me parece muy bien, porque la mujer es más trabajadora que el hombre. Se compromete más. Antes, cuando se hacían las listas se pensaba en poner hombres por sus profesiones como médicos, abogados... que después, no tenían tiempo para el CRE. En cambio se pensaba que la mujer tenía que cuidar a sus hijos y no se les daba una oportunidad.

Sin embargo, la Ley obliga ahora a una paridad en las listas...
A mi no me ha costado nada encontrar a diez mujeres para mi lista. A lo mejor puede costar más en ciudades más pequeñas, donde a los presidentes de toda la vida les puede costar más aceptar a mujeres y lo hacen casi por obligación. Pero cada vez más mujeres quieren trabajar y llegan con ganas. Que los hombres pongan sus barbas a remojar.

¿Qué aporta de diferente la mujer a los CREs?
La sensibilidad. Hemos luchado por mantener a nuestros hijos y nietos. Estamos muy sensibilizadas porque la Ley ha cubierto muchos casos, pero ha dejado situaciones injustas, sobre todo con las mujeres. Es la cuestión de la nacionalidad para nietos. ¿Qué ocurre cuándo no se entra dentro del período contemplado por la ley y el ancestro español es una mujer?. También sentimos más cuestiones como las dificultades para los hijos con minusvalías. No es que los hombres no sean sensibles, pero mientras el padre trabaja y el fin de semana descansa, las madres no tienen ese oxígeno. Viven los problemas de forma más intensa.

¿Cómo es el trabajo del CRE?
Cada vez hay más trabajo. En una institución así y en el CGE no se debe ir a calentar sillas, sino a trabajar y dar ideas. Los que vengan que sepan que no hay sueldo, como piensan algunos. No se regala nada, ni los pasajes. Hay que venir con vocación de servicio y nada más. Además, creo que es muy importante que sepan que hay que venir a trabajar sin necesidad de meter la política por en medio. La política se hace en otro lado.