jueves, 29 de septiembre de 2022

Argentina prevé una caída del apoyo exterior a los partidos

Maite Michelón, en el centro, agarra una pancarta en defensa del voto.
'No nos quedaremos de brazos cruzados'. Así quisieron mostrar su desacuerdo con la reforma del voto emigrante los responsables de la colonia española residente en Buenos Aires. La presidenta del Consejo de Residentes Españoles, María Teresa Michelón, hizo público un comunicado de esta institución al que se sumaron representantes de la colectividad española en esta ciudad, que acoge a 219.868 residentes ausentes con derecho a voto. El texto fue entregado al cónsul para ser remitido al presidente del Gobierno.

Los portavoces de entidades con simpatías políticas tan dispares como la Federación de Sociedades Españolas de Argentina, la Federación Unión de Asociaciones Gallegas, de la Federación de Asociaciones Gallegas y la Federación de Sociedades Castellano-Leonesas de la República Argentina, unieron sus voluntades para protestar contra la propuesta de reforma del voto emigrante, sumida ahora en el impasse vacacional en España y pedirle al presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero que 'busque un sistema de votación' con el que la diáspora pueda 'ejercer nuestro legítimo derecho con limpieza y sin cuestionamientos de ninguna índole en todas las elecciones: municipales, autonómicas, nacionales y europeas'.

En la misiva, María Teresa Michelón afirma que 'la comunidad española rechaza enfáticamente cualquier reforma limitativa de sus derechos y discriminatoria de nuestra condición de ciudadanos residentes en el exterior'.

Reprobación

Los firmantes de este texto han advertido a los representantes de los partidos políticos españoles que apoyan el recorte del voto (especialmente PSOE y PP) que 'muy pronto recibirán la correspondiente reprobación desde cientos de rincones del mundo, como ha estado sucediendo'. Para los portavoces de la colectividad en Buenos Aires, los partidos están tomando la decisión de recortar el voto de la diáspora sin tener en cuenta las repercusiones que esta medida tendrá en sus próximos resultados electorales, ya que, afirman, 'están olvidando que por encima de las ideologías políticas está el sentimiento de pertenencia a una tierra y los indestructibles lazos sociales y culturales'.

'Si las diferentes expresiones del abanico político español se han unido para suprimir nuestros derechos constitucionales, los ciudadanos españoles en el exterior nos uniremos para impedirlo, sea cual sea nuestra creencia política individual', señala el documento enviado por los representantes de la colonia española en Buenos Aires al presidente del Gobierno.

Apoyos desde Rosario

Darío Bondino, representante de Argentina en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, y portavoz de la colonia española en Rosario se sumó a esta protesta en contra de la reforma del sufragio de la diáspora. La posibilidad de que los emigrantes españoles sólo participen en las citas generales y que el envío de papeletas no se produzca de oficio, también ha levantado a los portavoces de esta circunscripción consular, donde residen 22.905 españoles con derecho a voto.

Bondino se suma a las palabras de sus compañeros cuando afirman que 'nos cuesta creer que haya unanimidad para borrar del mapa a más de millón y medio de españoles censados en el extranjero'. Los portavoces de la colonia española en Argentina piden a Rodríguez Zapatero que recuerde que la Constitución en su artículo 68,5 proclama que 'son electores y elegibles todos los españoles', tanto dentro como fuera de España y que el Estatuto de la Ciudadanía Española en el Exterior insiste en esta línea 'en todos y cada uno de los comicios, en las mismas condiciones que la ciudadanía residente en el Estado español'. Por este motivo, se suma a sus compañeros en la exigencia de que no se creen diferencias que supondrán la aparición de 'españoles de primera, de segunda y de tercera categoría', según el país en el que residan.