Jueves, 17 de octubre de 2019

La Xunta priorizará para contratación a empresas que ayuden a la conciliación

El Gobierno gallego priorizará en la adjudicación de contratos públicos a las empresas que favorezcan la conciliación laboral y familiar, según han anunciado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y la conselleira de Política Social, Fabiola García.

Es una de las "novedades" del proyecto de Ley de Impulso Demográfico que recibió luz verde por parte del Consello este jueves; una norma que nace con "vocación de consenso y permanencia" y que contará con una "inversión anual mínima de 700 millones de euros".

El texto, ha informado el máximo mandatario autonómico en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal con los miembros de su gobierno, será remitido al Parlamento próximamente en tanto que el Ejecutivo pretende que esté lista la aprobación definitiva antes de que finalice el año 2019.

El impulso demográfico es de especial relevancia en el ámbito rural por lo que también las empresas que tengan una "mayor responsabilidad social territorial" contarán con un acceso preferente a las ayudas que convoque el Ejecutivo autonómico, ha expuesto Núñez Feijóo.

La 'Tarxeta Benvida' también se verá reforzada en las zonas rurales teniendo en cuenta la dispersión poblacional existente en la Comunidad.

Especial hincapié hará la norma en la conciliación laboral para lo que la Administración autonómica se presentará como acción popular en los juicios contra las empresas por supuestos delitos de discriminación derivados de la maternidad o paternidad.

Con la idea de que conciliar sea más sencillo, la Xunta se compromete a la reserva de parcelas en los nuevos polígonos empresariales para la creación de recursos de conciliación, así como a avanzar en la racionalización de horarios.

Asimismo, la Xunta incrementará las exigencias relativas a la vacunación de los pequeños en tanto que se extenderá la necesidad de solicitar el calendario de vacunas a todas las escuelas infantiles que cuenten con financiación pública y, en segundo lugar, las privadas que no lo hagan deberán avisar con un cartel que en ese centro no se exige que todos los niños estén adecuadamente vacunados

Con todo, en la Administración autonómica consideran que la "solución más rápida, eficiente y pragmática" para hacer frente al problema demográfico será potenciar el retorno, por lo que la norma que contempla más de un centenar de artículos contará aparte con incentivos para las empresas que contraten a emigrantes.

Se buscará que los retornados puedan acceder en igualdad de condiciones a los programas públicos de la Xunta.

De todas estas novedades, el Gobierno pretende informar a los gallegos residentes en el exterior a través de una unidad de gestión integral que dé a conocer las oportunidades laborales que existen en Galicia.

En el ámbito de la juventud se desarrollará una política educativa orientada a la creación de oportunidades laborales y se impulsarán los programas de recambio generacional en las empresas.

Según han subrayado durante la presentación de la norma, el impulso de la demografía atenderá a la situación de cada tipología de familia por lo que tanto las familias numerosas como las monoparentales verán reforzadas las ayudas.

Para hacer frente al "mayor desafío que afronta Galicia a medio y largo plazo", la Xunta demanda la colaboración del resto de administraciones en Galicia, sobre todo ayuntamientos y diputaciones, de forma que para el reparto de los fondos de cooperación a los entes locales se tendrá en cuenta "el esfuerzo" que estas instituciones tomen para hacer frente a este reto.

En este sentido, se dará paso a la creación de un subfondo específico para políticas demográficas dentro del Fondo de Cooperación Local y se pondrá en marcha la Comisión de Impulso Demográfico.

La titular de Política Social ha pedido la colaboración de todos para enriquecer el texto durante el periodo de exposición pública con el objetivo de conseguir uno con el que "hacer de Galicia el mejor lugar para formar una familia", un objetivo común "que no debe entender de ideologías".

En opinión de Fabiola García este nuevo marco normativo "es la semilla de una política demográfica reforzada, cuyos resultados, si tenemos éxito, comenzarán a percibirse dentro de unos años".