Viernes, 13 de diciembre de 2019

SANGRE ESPAÑOLA

La sangre gallega del presidente de Panamá

La pequeña aldea de Ricovanca, en el municipio de Beariz, tiene sabor panameño. De allí salió, en los años 40, el padre de Laurentino Cortizo, más conocido como Tino Cortizo, el actual presidente de Panamá. Detrás dejaba una tierra que entonces poco podía ofrecerle, y a la que sus hijos, a un océano de distancia, aprendieron a querer y a sentir como propia desde niños. 

"Mi madre era panameña, pero estaba enamorada de mi padre y quería que se sintiese cerca de su casa, así que aprendió a hacer cocido como una gallega más, quién sabe dónde encontraba los alimentos necesarios", explica Dorinda Cortizo, única hermana del mandatario, que apura los últimos días de vacaciones en Galicia. Ella y su marido, que visitan a menudo Ricovanca, estuvieron a punto de venirse cuando sus hijos eran pequeños: "No encontramos colegio para uno de ellos y decidimos no venir, pero ya teníamos una casa buscada". Estos días pasean por la aldea –que en verano reúne a numerosos vecinos, casi todos familiares de los Cortizo– y recuerdan escenas del pasado: "Mi padre siempre les decía a los niños que debajo del puente había un tesoro y a ellos les encantaba jugar a buscarlo". Sus hijos, ya mayores, también vuelven a Galicia cada vez que tienen la oportunidad, sobre todo Sofía, "es muy gallega": "Ellos van amando lo que también uno le enseña".

Durante la campaña presidencial de Nito –que lleva más de diez años en política–, su familia estuvo muy presente. "Nos recorrimos el país con él, un día en cada lugar, queríamos demostrarle nuestro apoyo", explica su hermana. El eslogan de la campaña, "Uniendo fuerzas", se puede aplicar también a los Cortizo. Incluso su prima Fina Vidal, que reside en Pontevedra, también estuvo presente en los meses previos a la elección presidencial en Panamá. La familia, de alguna forma, sabía que saldría victorioso de los comicios. "Días antes de las elecciones, yo estaba trabajando para las actividades y me llega una foto de mi hermano con el rey Felipe VI, mi expresión fue 'ahí está tu hijo, el hijo del gallego", explica su hermana. 

Nito Cortizo Ourense

Los orígenes humildes de los Cortizo configuraron la base política del actual presidente. La importancia de la educación como mejor herramienta para luchar contra la pobreza es una de las muestras. La huella del gallego que llegó a un país desconocido sin estudios y con ganas de mejorar sigue latente en Nito: "Nito tiene mucho de su padre, es disciplinado, muy ordenado". Los familiares también destacan su honestidad, algo que demostró cuando era Ministro de Desarrollo Agropecuario y renunció tras negarse a firmar un documento: "Tiene carácter, cuando le presentan el papel lo echó a un lado y dijo 'no lo firmo".


Los retos del país: combatir la pobreza, la corrupción y la desigualdad 


Nito Cortizo fue escogido presidente el pasado 5 de mayo, una jornada muy intensa y especial para todos. "Por la mañana, bien pronto, fuimos al hotel en el que él iba a pasar el día rodeado de medios", dice Dorinda Cortizo. "No se lo esperaba y se alegró mucho de que estuviésemos con él, se le humedecieron los ojos", señala Ricardo Zanetti, marido de su hermana. La jornada electoral acabó con final feliz para los Cortizo, que ven en él una figura capaz de tomar las decisiones necesarias para mejorar el presente y futuro de Panamá. 

Los retos

"En los años pasados hemos visto el descalabro y la corrupción, el poco importa... Por eso es tan necesario que se escoja a personas honradas para la Justicia", señala Cortizo. La corrupción, la pobreza o la desigualdad económica del país son algunos de los retos que Nito afronta actualmente. La familia lo tiene claro: "No nos va a defraudar".