lunes, 27 de septiembre de 2021

La provincia de Ourense registra el mejor saldo migratorio de su historia

Ourense Estación de tren web
Viajeros llegando en tren a Ourense. Foto Óscar Pinal

El regreso al rural y al interior que se convirtió en tendencia durante el confinamiento de 2020 se traduce en que la provincia recibió 2.569 personas más de las que la abandonaron.

Ourense presentó en 2020 el mejor saldo migratorio desde que existen registros. Precisamente en el año más duro de la pandemia llegaron a la provincia 2.569 personas más de las que la abandonaron, siendo esta la mejor diferencia de la historia de la provincia según los datos del Instituto Galego de Estatística (IGE).

El saldo migratorio es un indicador de población que muestra el balance existente entre la inmigración y la emigración; esto es, la diferencia entre las personas que llegan y abandonan un territorio. Este se puede desglosar en dos categorías: saldo migratorio interno -que, en el caso ourensano, es la diferencia respecto al resto de provincias gallegas-, y externo -en comparación con el resto de comunidades autónomas y países extranjeros-.

En 2020 se fueron de la provincia un total de 11.573 personas. En el mismo tiempo llegaron a tierras ourensanas 14.142 personas procedentes de otras provincias gallegas, españolas y de territorios extranjeros. El dato de los emigrantes es realmente significativo, ya que es la cifra más baja desde hace casi dos décadas, ya que hay que remontarse al 2002 para encontrar un número de emigrantes inferior. Además, este dato histórico también está sustentado por unos muy buenos resultados tanto de emigración interna (la que afecta a Galicia), como externa (en la que se tienen en cuenta el resto de comunidades españolas y el extranjero).

Con estos datos, la provincia continúa con la tendencia al alza que inició en el año 2017, cuando llegaron a tierras ourensanas 665 personas más de las que se fueron. Este dato rompía una racha de cuatro años consecutivos de saldos migratorios negativos iniciada en el año 2013.

Estadillosergio.pdf_web

Respecto a Galicia

Ourense registra una cifra de récord en la diferencia entre inmigrantes y emigrantes respecto a las otras tres provincias gallegas. Es la primera vez en la serie histórica que la provincia recibe más población de la que deja ir a las de su misma comunidad, con un saldo positivo de 198 personas. En comparación, el segundo mejor dato en este indicador se remonta al año 1996, cuando la cifra era de -123 habitantes.

Desglosado por provincias, Ourense recibió 14 personas más de las que envió a A Coruña, 44 más de las que envió a Lugo, y sobre todo, recibió 140 personas más de las que se fueron a la provincia de Pontevedra, superando esta cifra a la de la mayoría de comunidades del resto de España.

Respecto al resto de España

En comparación con el resto de España, Ourense también obtiene el mejor dato de su historia con una notable diferencia. En 2020 la provincia recibió 3.086 personas procedentes de otras comunidades, mientras que solo dejó escapar a 1.942, dejando el saldo en 1.144 habitantes más. Para encontrar el segundo mejor dato hay que remontarse al año 2009, cuando este saldo era de 814. Además, Ourense presenta un saldo positivo con todas las comunidades españolas, a excepción de La Rioja y Ceuta, con las que la diferencia es 0.

Respecto al extranjero

Este es el único dato que no registra un máximo histórico, aunque también es positivo. En 2020 llegaron a Ourense procedentes de otros países 1.227 personas más de las que se fueron, bastante por debajo del dato de 2019, cuando este indicador registraba un saldo positivo de 2.483 personas, el tercero más alto de la historia de la provincia solamente por detrás de los años 2007 y 2003. Las restricciones de movilidad por el covid podrían ser una de las explicaciones por las que este dato ha caído mientras el resto de indicadores migratorios está en máximos históricos.

Cataluña, Madrid y Castila y León son las procedencias más frecuentes

Las procedencias más habituales de los inmigrantes llegados a Ourense son Cataluña, Madrid y Castilla y León. El saldo migratorio respecto a la comunidad catalana es de 335 personas, la más alta de todas las comunidades autónomas. Le sigue de cerca Madrid, a la que Ourense “le gana” 309 habitantes.

A una diferencia considerable está Castilla y León, que envió a la provincia 101 habitantes más de los que recibió. Otras diferencias positivas destacables son los 88 respecto al País Vasco, los 71 respecto a Andalucía o los 57 respecto a las Islas Baleares.

Como curiosidad, Ourense es la única que presenta un saldo migratorio positivo frente a Cantabria, de la que recibió 33 habitantes más de los que envió, mientras que A Coruña perdió 22, Lugo 4 y Pontevedra 28 personas.