Lunes, 30 de marzo de 2020

Ourensanos en el exterior: “Creo que lo más responsable es no volver"

Mientras la curva de contagios del coronavirus no deja de crecer en la provincia y la población continúa confinada en sus hogares, los ourensanos que residen en el extranjero afrontan diversas realidades sin quitar ojo de la situación en su lugar de origen. En Alemania, Reino Unido y Emiratos Árabes el número oficial de positivos todavía se mantiene muy por debajo del español, pero desde hace días los gobiernos toman medidas para evitar al máximo la expansión del COVID-19.

"Nós temos moitos menos casos, polo de agora, que en España, pero é que levamos dúas semanas de retraso, espérase que comecen a subir estes días", explica Alejandro Barros, ourensano que reside en la ciudad de Colonia (Alemania). Aunque todavía no se ha decretado el confinamiento obligado, Barros cree que es necesario para "frenar" el virus: "Hai moita menos xente que antes pola rúa, pero aínda ves algunha nos parques, tomando cervexa... Ata que se poñan serios dende o Goberno a cousa vai seguir así". Como médico, también ve la situación de su hospital: "Temos unha estación habilitada para coronavirus, pero a UCI non ten tanta capacidade como para albergar aos positivos máis grandes, e temos moitos pacientes alí, non é tan sinxelo sacalos ou meter aos outros". 

Desde Londres (Reino Unido), María Cabanelas explica la situación cambiante: "De decir que no se iba a hacer nada, el Gobierno ha pasado a cerrar pubs, restaurantes, colegios... Es similar a lo de ahí, pero aún no nos obligan a quedarnos en casa, aunque supongo que será lo siguiente". La ourensana trabaja como arquitecta en un estudio de la capital inglesa, y aunque asegura que le gustaría volver a casa, afirma: "Creo que lo más responsable es no volver, tanto por no ayudar a la expansión del virus como por mantener el trabajo, hay mucha gente que lo está perdiendo ya". 

En Dubai (Emiratos Árabes), Ester Salgado, enfermera, se mantiene en cuarentena desde que llegó de un viaje al exterior, hace varios días. "Aínda non temos moitos casos, a cousa segue tranquila, pero bueno, non se pode predecir nada, tamén comezou pouco a pouco en Europa e despois...", explica. Desde el primer caso, el Gobierno decretó el cierre de centros educativos y la instauración de teletrabajo, pero la ourensana asegura que "ata que non exploten os casos, a xente non se decatará da situación real".