Lunes, 21 de octubre de 2019

ACUERDO

Los marineros gallegos embarcados en buques franceses cotizarán en España

Los marineros gallegos embarcados en buques franceses cotizarán en España.Foto: Clarin.
Los marineros gallegos embarcados en buques franceses cotizarán en España.Foto: Clarin.

Los marineros gallegos embarcados en buques franceses, pero contratados por armadores españoles, pasarán a cotizar en la Seguridad Social española, ha informado el Ministerio de Trabajo.

El Instituto Social de la Marina (ISM) y su homólogo francés, el Établissement National des Invalides de la Marine (ENIM), han concretado los trámites para hacer efectiva la cotización en España de estos trabajadores españoles, alrededor de 400 que fundamentalmente son gallegos y vascos.

Se sigue así la resolución de la Junta de Conciliación de la Comisión Europea de noviembre de 2017 que se pronunciaba sobre la situación de estos trabajadores a petición de ambos Estados y resolvía que debían estar dados de alta en España.

Ambas administraciones han acordado que el 1 de abril de 2017 es la fecha a partir de la cual los trabajadores afectados dados de alta en el ENIM francés pasarán a estar dados de alta en el ISM.

Esto significa que los períodos que aparezcan como de alta y cotizados en el ENIM entre el 1 de abril de 2017 y el 30 de junio de 2019 desaparecerán como tales períodos de alta en las bases de datos de la entidad francesa y pasarán a figurar como períodos de alta y cotizados en el ISM.

Este cambio de afiliación supondrá que, en el futuro, de cara a generar derecho a futuras prestaciones, los periodos referidos entre 1 de abril de 2017 y 30 de junio de 2019 quedarán acreditados en España y no en Francia, por lo que no podrán generar derecho a prestaciones en dicho país.

Las autoridades francesas se abonarán a la Seguridad Social las cotizaciones correspondientes a los empleados que hayan causado baja en el ENIM entre enero de 2018 y junio de 2019 para darse de alta en el ISM.

Según los cálculos del ENIM, estas cotizaciones ascenderían a 630.000 euros, de los que habría que descontar el gasto en prestaciones generado, que sería de 41.000 euros en metálico y 1.000 euros de prestaciones en especie.

El conflicto se remonta a octubre de 2015, cuando el Instituto Social de la Marina tuvo conocimiento del problema al que se enfrentan los tripulantes españoles, residentes en España, enrolados en buques de pesca bajo pabellón francés y contratados por armadores españoles.

Para que los buques franceses pudieran salir a faenar, Francia exigía que los tripulantes españoles se encontrasen dados de alta en la Seguridad Social francesa al contrario de lo que consideraba España, por lo que ambas administraciones acudieron a la Junta de Conciliación. EFE