martes, 13 de abril de 2021

Lino Vaamonde, el ourensano que salvó los cuadros del Museo del Prado

4 R
Lino Baamonde

Lino Vaamonde, el ourensano que salvó los cuadros del Museo del Prado

Héctor Díaz

Era natural de Alongos, provincia de Ourense, y logró sacar de España miles de obras de arte para evitar su destrucción durante la Guerra Civil  

Si hoy podemos contemplar los miles de cuadros que alberga el Museo del Prado es gracias, en parte, a Lino Vaamonde Valencia, un ourensano nacido en el año 1900 en Alongos y que tras la Guerra Civil tuvo que exiliarse en Venezuela, sin que su contribución y el papel jugado en la defensa de la pinacoteca nacional fuese reconocido hasta hace pocos años. Al contrario, la larga dictadura franquista echó tierra sobre este episodio y sólo a partir del año 2000 España tomó conciencia del papel tan decisivo que jugó en la defensa del arte español. Primero enviando los fondos de distintos museos a Valencia, luego a Barcelona, para finalmente ponerlos a salvo en diferentes países europeos. 

Ha sido la conservadora del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Isabel Argerich, la que ha rescatado la figura de Vaamonde Valencia y la que reivindica el reconocimiento al trabajo desarrollado y el homenaje que nunca tuvo en vida. Fue en el año 2000 cuando Argerich toma conciencia del papel que había jugado el ourensano. Lo hace como comisaria de la exposición "Arte protegido" que se inauguraba en 2003 y que relataba las medidas de salvaguarda del patrimonio artístico puestas en marcha por la Junta de Protección del Tesoro Artístico durante la Guerra Civil.

Entre todos los nombres que aparecían implicados en esta tarea había uno que había tenido el papel más activo y trascendental, Lino Vaamonde, nombrado arquitecto conservador del Museo del Prado, siendo el propio Azaña quien le encomienda la conservación y salvaguarda de las obras del Museo del Prado. Argerich comienza una investigación sobre una persona de la que no encuentra referencias y a la que apenas nadie conoce. Gracias a la colaboración del responsable de Documentación del Reina Sofía, Miguel Valle Inclán, y de internet logran contactar con su único hijo que residía en Venezuela, Joselino Vaamonde, quien tras las reticencias iniciales ofrecerá una colaboración tan inesperada como sorprendente para la cultura española. 

Joselino Vaamonde web

Joselino Vaamonde, el hijo de Lino Vaamonde que hizo a donación al Instituto Cultural de España

Llega a Madrid con una maleta con casi un millar de documentos, planos y fotografías de los años de la Guerra Civil, de Madrid, Valencia y Barcelona, así como de los trabajos realizados para el transporte de los cuadros, los tapices y diferentes obras de otros museos, como el del Arqueológico. Isabel Argerich compara esa maleta con lo supuso en 2010 la aparición de la "maleta de Capa", el fotógrafo que había cubierto la Guerra Civil y cuyos negativos aparecieron en México décadas después.   

En este caso Lino Vaamonde documenta fotográficamente el proceso de embalado de los cuadros, las protecciones que toman y su marcha hacia Valencia. En esta ciudad prosigue su labor y se responsabiliza de uno de los aspectos cruciales de la vasta operación de traslado de obras maestras a esta ciudad: su recepción y adecuada conservación en la misma. Para ello acondiciona como depósitos las Torres de Serranos y la iglesia del Colegio del Patriarca. Esta experiencia fue difundida posteriormente por la Organización Internacional de Museos y  fue imitada por el resto de museos de Europa tras el estallido de la II Guerra Mundial. 

La colección de fotografías ha sido donada al Instituto Cultural de España

José Lino Vaamonde Valencia (Alongos, 1900- Caracas, 1986) nació en el seno de una acomodada familia gallega con ascendente nobiliario, condes de la Torre de Penela, y tuvo siete hermanos. Estudió bachillerato en Ourense y, con diecisiete años, se traslada a Madrid, donde se titula en Ciencias Exactas por la Universidad Central el año 1921, y en Arquitectura por la Escuela Superior en 1927. Vaamonde sufraga sus gastos con su empleo en el Cuerpo de Telégrafos, del que era funcionario por oposición desde 1920.

JL Vaamonde Museo arqueológico

Compagina dicho trabajo y los estudios con el cargo de Secretario del Real Madrid F. C. hasta julio de 1927, fecha en la que dimite del mismo. Al finalizar sus estudios continúa residiendo en Madrid, ciudad en la que se establece profesionalmente y en la que contrae matrimonio con Flora Horcada Alfaro el 26 de mayo de 1934. El único hijo de la pareja, Joselino, nace en Valencia en 1937.

JL Vaamonde - Las meninas en Valencia Kennion y Mann

Comienza su actividad laboral en 1928 participando en la construcción del Metro de Madrid; en 1929 trabaja en el tendido de la línea de ferrocarril Ourense-Santiago. Trabaja en varias ciudades españolas hasta regresar de nuevo a Madrid y ocupa diferentes cargos al servicios de la República. 

JL Vaamonde recosido de tapices a mano antes de aguardarlos en las torres serrano

Tras la guerra se exilia en Venezuela, allí recibe la noticia de que ha sido juzgado por la Comisión de Depuración de arquitectos que resuelve en 1942 "sancionarlo con inhabilitación perpetua para el ejercicio de la profesión".

JL Vaamonde - Guernica

En Venezuela monta inicialmente el Café Madrid para después iniciar una exitosa carrera profesional como arquitecto de Shell. En 1973 publica en Venezuela el libro "Salvamento y Protección del Tesoro Artístico Español durante la guerra, 1936-1939".  Entre 2001 y 2003 su hijo Joselino acuerda con Isabel Argerich la cesión de todo el material de su padre al Instituto del Patrimonio Cultural de España para su consulta pública.