domingo, 25 de julio de 2021

EMPRESARIO BRILLANTE, MARCHÓ MUY JOVEN A VENEZUELA, VICEPRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN AMIGOS DE GALICIA Y FUNDADOR DE VIDRIERA DEL ATLÁNTICO

Fallece el empresario ourensano Saturnino Cuquejo

 undefined
Saturnino Cuquejo (Q.E.P.D.)

El empresario ourensano Saturnino Cuquejo (natural de Baltar) ha fallecido en su casa a los 93 años. La Guardia Civil encontró dos notas junto al cuerpo del que fuera vicepresidente de la Fundación Amigos de Galicia -la organización ya ha manifestado su pesar- y fundador de Vidriera del Atlántico, por lo que todo apunta a un suicidio.

Saturnino Cuquejo, un empresario hecho a sí mismo, empezó a trabajar con 4 años, recogiendo patatas. Siendo muy joven se fue a Madrid a estudiar Peritaje Industrial y después puso, como tantos otros gallegos, rumbo a Venezuela. Allí empezó como barrendero de una compañía italiana. A los tres meses, en un ascenso fulgurante, era nombrado director de producción. Es entonces cuando funda su primera empresa, todo a crédito.

Despega así una brillante carrera empresarial, convirtiéndose en el “Rey del Plástico”, tal y como era conocido en el país. Allí impulsó varias compañías del sector del petróleo, la construcción o los electrodomésticos. Una trayectoria que le valió varios reconocimientos en Venezuela y también en Galicia, como una de las grandes figuras de la diáspora. Medió en varias ocasiones para liberar amigos víctimas de secuestro, incluso él mismo vivió varios intentos de rapto. Finalmente, decidió volver a Ourense donde fundó Vidriera del Atlántico y fue consejero del Banco Gallego. 

La distancia con su familia, que se quedó en Venezuela, le producía un hondo dolor. En 2012 sufrió un duro golpe, con la muerte de su mujer, Pepita, y este mismo año enfermaba de covid, lo que le dejó graves secuelas físicas y psicológicas.  Desde la Fundación Amigos de Galicia lo recuerdan como "un hombre de grandes ideas propias, testarudo y con una gran generosidad. Muy amigo de sus amigos, pero también traicionado por alguno de ellos". Reivindican su figura como "hombre trabajador, que conoció las mieles del éxito, pero que también vio como su fuerza fue menguando hasta que el camino llegó a su fin".

Poema a Saturnino Cuquejo de Emilio Santasmarinas

 

A nuestro Patrono y Amigo
Don Saturnino Cuquejo

En Ourense viose a Eolo enfurecido.
En Ourense de agua hirviendo hay manantial.
En Ourense, se quiso ir un amigo
por el hastío que le dio la soledad,
en un Auria con dos mil años cumplidos,
con mil cosas que han pasado y pasarán
porque, aún siendo mucho el oro de este Miño,
los sentimientos son del alma, nada más.

Emilio Santasmarinas (Fundación Amigos de Galicia)