Viernes, 17 de enero de 2020

La actriz Isabel Blanco: "La diáspora gallega es una potencia sentimental"

"Los gallegos de la diáspora son una potencia sentimental que sitúan a Galicia en un lugar destacado en el mundo", dice la actriz y productora Isabel Blanco, suiza de padres gallegos que dibujaron su mapa del mundo desde Santa Comba (A Coruña) e hicieron el Camino de Santiago al revés, menos espiritual y más económico.

Isabel Blanco (Berna, 1974) era una de las alrededor de 67.000 personas gallegas que vivían en Suiza en los años 80, al igual que "puede estar viviendo gente de otras nacionalidades hoy en día en nuestro país", y "fuimos una emigración muy echada en falta cuando regresamos".

"El pasaporte gallego es bienvenido en cualquier país del mundo porque la palabra de un gallego es escritura", le decía su padre a la actriz, que mañana estrena una edición especial de su programa Pasaporte Galego con Luis Tosar, con quien se reencuentra veinte años después de la mítica serie Mareas Vivas.

Con estas palabras empieza su primer programa de Pasaporte Galego, una serie que empezó con siete historias de gallegos que viven por el mundo que eran desconocidos para el gran público y con las que demostró que "los gallegos ya no somos emigrantes, sino ciudadanos del mundo", asegura en una entrevista con Efe antes de este estreno.

"El pasaporte gallego no es un documento, es un sentimiento que reina en quienes un día no pudieron vivir en su tierra", asegura Blanco, que aunque le tocó nacer en Suiza se siente profundamente gallega.

Mañana por la noche se emitirá la octava historia, la primera de una edición especial que será como una ventana abierta a aquellos personajes queridos y admirados por el público en Galicia, que crecieron a través de la pequeña pantalla algunos de ellos como si fueran uno más de la familia y que brindaron horas de emoción y mucha alegría en sus carreras hasta convertirse en "Un Dos Nosos".

En esta nueva andadura de Pasaporte Galego, que emite la Televisión de Galicia, Isabel Blanco cuenta con nombres con un arraigo especial y un marcado gen gallego pero cuyas vidas comenzaron a discurrir por otros lugares, lejos de su tierra.

Luis Tosar será el embajador gallego en este nuevo capítulo, con el que Isabel Blanco celebra un brindis por las amistades latentes porque sigue siendo "el mismo hombre gallego auténtico".

El programa recorre en coche los lugares en los que Tosar revivirá sus mejores recuerdos, los que marcaron los diferentes momentos de su vida desde sus inicios en Lugo, cómo creció en Xustás con sus padres, las fotos de familia, su carrera como actor autodidacta hasta ser hoy uno de los actores más respetados en España, o la andadura que inició hace cuatro años como padre.

"Cuentas con la confidencialidad, hablar un mismo idioma, compartir contextos comunes y especiales" con cada uno de los embajadores de su tierra en este muestreo que revela en qué se convierte la gente de Galicia cuando está fuera.

Todos ellos son originarios de Galicia y pese a haberse desdibujado sus vínculos permanecen latentes, "demuestran un apego y un arraigo en cuanto a su sentimiento de pertenencia que no se desnaturaliza, y eso ayuda a que Galicia se sienta orgullosa de ellos".

"Yo vengo de Suiza, donde decían que las raíces de una persona son sus piernas, pero yo soy más gallega y me siento profundamente gallega y como eso me marcó mucho siendo hija de emigrantes, Pasaporte Galego me sirve para hacer un reencuentro con todos aquellos que, como yo, han tenido que vivir fuera de Galicia pero con el sentimiento de pertenencia como nuestro denominador común".