Lunes, 21 de octubre de 2019

LOS RETORNADOS EN LA CALLE

El abuelo que va de “manifa" en Ourense

Los emigrantes retornados por la calle del Paseo, en la manifestación del pasado miércoles (MARTIÑO PINAL).
Los emigrantes retornados por la calle del Paseo, en la manifestación del pasado miércoles (MARTIÑO PINAL).

Imagínense a su abuelo de setenta y pico u ochenta y pico años yendo cada mes a la papelería a imprimir pancartas. Un tipo que en lugar de disfrutar de la jubilación pega carteles por la ciudad. Imagínenselo pensando consignas para luego gritarlas por las calles de Ourense. El abuelo, quizás con alguna discapacidad o con los achaques de la edad, organiza a un equipo de manifestantes (con bajas por fallecimiento cada cierto tiempo) para hacer presión frente a lo que consideran una injusticia. No hace falta imaginárselo. Ese abuelo, junto a otros 52.000 que se calculan en la provincia, es un emigrante retornado que en su día hizo las maletas a Alemania o Suiza . Al país de destino le entregó su esfuerzo y al de origen mandó dinero. No solo a la familia. Las remesas de emigrantes han construido escuelas y caminos públicos. Tras años cotizando en la diáspora, vuelven a Ourense con una cartera que mengua porque tienen que volver a pagar lo pagado. Esta es la realidad que esconden los tecnicismos: la Ley 35/2006 les obliga a los pensionistas retornados a realizar la declaración de la renta a partir de 11.200 euros anuales, mientras que para los que solo trabajaron en España el límite asciende a 22.000. Piden igualdad fiscal.

“Estamos moi cansos"

La plataforma de retornados de la provincia lleva seis años pidiendo la derogación de la norma.  "Estamos moi cansos, pero seguiremos loitando", dice Luis Quintas, presidente de la plataforma. Trabajó veinte años de albañil en Suiza. En su día cayó de un andamio y las heridas le dejaron con un 50% de invalidez. Esta pensión específica también ha menguado y es parte de las reivindicaciones del colectivo. Las pensiones por invalidez reconocidas en el extranjero han ido disminuyendo en España. En el caso de Quintas, el 50% pasó al 15%.

Carmen Bolaño es la antigua presidenta, que fue maestra en la diáspora. Está alejada por motivos de salud, pero presente en la lucha: "Cando empezamos eramos uns 17 a atender á xentiña e axudalos cos papeis, caíasenos a alma aos pés".

Varias sentencias del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) han fallado que las pensiones percibidas por emigrantes retornados de Alemania están exentas de tributar en España. La justicia les da la razón a cuentagotas pero ya se han sentido como "estafadores", dicen los retornados. 

"Desde o ano 2013 empezáronnos a mandar unhas cartas de Facenda dicindo que tiñamos que pagar a declaración dende o 2008. Catro anos para atrás, cando os emigrantes non estabamos obrigados  a declarar as pagas do estranxeiro. Non as declaramos porque nadie da 1.000 euros a cambio de nada", dice Quintas. Las multas que sufrieron algunos han sido devueltas con intereses, pero faltan muchos emigrantes por denunciar. "Na plataforma hay 150 socios de toda a provincia. Uns non poden vir ás protestas por enfermidade ou porque non poden conducir. Tamén hai baixas. Somos da terceira idade", recuerda Quintas.

Algo han conseguido. El secretario provincial de Emigración del PSOE, Luis Gulín, anota que "o límite para no ano que ven é que os ingresos sexan de 14.000 euros, polo que se beneficiarán moitos ourensáns". También información. La mitad de las notificaciones de la Agencia Tributaria del país de emigración empiezan a llegar en español. Gulín apunta igualmente a "unha rede de terceiras xeracións" de la emigración gallega en países como Alemania que trabajan en Hacienda, bancos o aduanas y que serían de gran ayuda. 

"Fomos emigrantes, non defraudadores", dice la pancarta. ¿No es una locura que la sujeten abuelos con la vida más que hecha?