jueves, 13 de agosto de 2020

La Junta pone en marcha contra el COVID 19 un plan de contingencia y actuación en centros residenciales de mayores

El consejero de Sanidad de Extremadura, José María Vergeles
El consejero de Sanidad de Extremadura, José María Vergeles

El vicepresidente segundo de la Junta de Extremadura y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha dicho hoy que, según los datos epidemiológicos de los últimos días en relación con el número de personas contagiadas por el COVID 19, los hospitalizados, las altas dadas y los fallecidos, en Extremadura podría haberse alcanzado el pico de esta enfermedad entre los días 23 y 25 de este mes.

“Datos, según Vergeles, para la esperanza, pero no para la autocomplacencia y que demuestran que el esfuerzo que le estamos pidiendo a la sociedad está siendo recompensado con un menor número de casos”. No obstante, ha insistido en que hay que seguir trabajando y luchando, y en este sentido ha asegurado que desde la Junta de Extremadura, y concretamente desde el ámbito sanitario, se trabaja con responsabilidad, entrega y transparencia con coordinación entre todos los departamentos de la Administración regional y con otras administraciones, así como con los grupos políticos a los que se ha ofrecido unidad de acción y se les facilita la información disponible.

José María Vergeles ha hecho estas declaraciones durante su comparecencia para explicar el plan de contingencia y actuación en centros residenciales de mayores de Extremadura, en relación con la pandemia provocada por el COVID-19 y con el que se pretende evitar contagios, proporcionar atención eficaz y adecuada a los residentes, fomentar las actividades preventivas entre los profesionales y dotarles de los equipos de protección individual (EPI) necesarios. De hecho, según ha asegurado Vergeles, el 15 por ciento del total de estos equipos con los que cuenta Extremadura se han destinado a los profesionales que trabajan en estos centros residenciales.

El consejero de Sanidad y Servicios Sociales ha dicho que se han incrementado las actividades de limpieza y desinfección en las residencias de mayores. Además, se van analizar los recursos y medios con que cuentan para que en el caso de que algunas de ellas no puedan proceder al aislamiento de usuarios, habilitar recursos adicionales sanitarios.

Se evitarán los traslados de residentes, solo en caso de que el centro no tenga capacidad de aislamiento en un momento dado, se evacuaría a centros privados a los residentes que no hayan dado positivo en las pruebas. Se incrementará la capacidad habitacional con el uso de zonas comunes, se priorizará la actividad asistencial, se cancelarán las libranzas y vacaciones del personal, así como la capacidad de los mismos.

También prevé este plan la creación de equipos diferentes en los centros residenciales de mayores; uno que trabajará exclusivamente con las personas con pruebas positivas de contagio, y otro que lo hará con los que hayan dado resultados negativos, siempre integrados por las mismas personas. Igualmente se establece que habrá en todo momento personal de enfermería y auxiliar de enfermería de guardia. Asimismo se formará a las direcciones de los centros para la toma de decisiones atendiendo a la situación. Por otra parte, el plan incluye mantener informados a los familiares.

El plan de contingencia contempla también la disponibilidad de los equipos de cuidados paliativos para los residentes de estos centros. En cualquier caso, cuando el personal de la residencia no sea suficiente para atender a los usuarios de los centros, el SES y el SEPAD intervendrán sanitariamente como ya lo ha hecho en las residencias de Arroyo de la Luz, Valencia de Alcántara, Garrovillas de Alconétar y Malpartida de Plasencia.

En total, en Extremadura hay 14.936 plazas residenciales, en 320 residencias, de las que 84 son privadas. En todas las áreas de salud, excepto en la de Llerena-Zafra, se contabilizan casos de coronavirus en estos centros. Todas estas residencias, según el plan de contingencia, pasan a depender directamente de las áreas de salud en las que se radican.

El consejero de Sanidad y Servicios Sociales ha valorado durante su intervención la labor del personal sanitario, que se encuentra en la primera línea de trabajo, según ha dicho, y ha señalado que en Extremadura aún se cuenta con dispositivos suficientes para dar respuesta a las necesidades actuales de la pandemia, si bien ha reconocido que la situación es muy variable. De momento existe capacidad suficiente en UCI y en centros hospitalarios para la atención que requieren los afectados.

Actualmente se contabilizan en Extremadura 1.628 casos acumulados de positivos en COVID 19, se han dado 91 altas, 133 fallecidos y hay 271 profesionales de las ciencias de la salud, contagiados.