sábado, 02 de marzo de 2024

Sorpresa sin euforia entre la colectividad argentina y española por la victoria de Massa

Ciudadanos argentinos residentes en el norte de España votan en el Consulado de Vigo
Ciudadanos argentinos residentes en el norte de España votan en el Consulado de Vigo

Sorpresa pero ninguna “euforia” entre la comunidad argentina en España y la colectividad española en el exterior que aguanta la respiración a la espera de la segunda vuelta y que durante la jornada electoral se debatió entre el deseo de un cambio político, que por fin ponga fin a la situación de crisis económica que el país sudamericano padece desde hace años, y el miedo a las propuestas del candidato ultraconservador Javier Milei, ganador de las primarias del pasado mes de agosto y a quien el ganador de esta primera vuelta, el peronista Sergio Massa, tendrá que medirse en la segunda. 

La polarización que vive la opinión pública en Argentina se dejó entrever entre los votantes que ayer, domingo, acudieron a Vigo para participar en las elecciones presidenciales de su país. 

Unos 7.000 argentinos residentes en Galicia, Asturias, León y Zamora estaban llamados a las urnas, que permanecieron abiertas entre las 8 de la mañana y las 20 horas en el Consulado de Argentina en Vigo. Para agilizar el proceso, una funcionaria consultaba en una aplicación de teléfono la identidad del votante para indicarle en cuál de las tres mesas instaladas debía depositar su papeleta. No obstante, fueron muchos los que se volvieron de vacío, tras haber viajado a Vigo, al no haber tramitado su cambio de domicilio antes del 25 de abril, fecha límite para que su nueva dirección en España figurase en su carné argentino. Desde media mañana, la afluencia fue constante, en una de las mayores que se recuerdan de los últimos años, con ciudadanos llegados de todo el norte peninsular, un síntoma de que ven estas elecciones decisivas para el futuro del país. 

“A mí me tocó vivir la dictadura dura, la dictadura blanda, las libertades, las manipulaciones políticas y es increíble que un país como Argentina esté al nivel de un país africano. El país ya tiene normas y no necesita de administraciones para ser libres”, sostenía Jorge Sekely, residente en Oviedo, quien defendió a Milei: “Ni es loco, ni estúpido. Conoce las necesidades económicas”. Para su hija, Tatiana, que ayer votó por primera vez, “se necesita un cambio para que el país pueda crecer y no acabe como Venezuela”. 

Eduardo Estévez, residente en Galicia desde hace más de 25 años y vecino de Outes, reconoció que era la primera vez que votaba en mucho tiempo y lo hacía “para que no gane un loco muy loco”, en referencia a Milei. “Estoy preocupado, por eso vengo”. 

Muchos votantes admitían las estridencias del líder de La Libertad Avanza, aunque justificaron su popularidad en el hartazgo del pueblo argentino en la clase política. Melei, que es economista, defiende la dolarización de la economía, eliminar el Banco Central y reducir la administración. Frente a él, con más posibilidades de pasar a una segunda vuelta, está Sergio Massa, ministro de Economía, heredero del kirchnerismo y candidato de Unión por la Patria. 

Resignación y cautela entre los españoles residentes en el exterior 

En los mismos términos se expresan los españoles residentes en Argentina, entre quienes "reina la sorpresa" puesto que el actual ministro de Hacienda, Sergio Massa, es el “menos malo” para un país golpeado por las sucesivas crisis políticas y especialmente económicas. Sin embargo, también consideran que la del domingo fue una fiesta "cívica loable, orden, respeto y convivencia democrática del pueblo argentino".  

Aunque el voto es obligatorio en Argentina, si hay algo que ha caracterizado estos comicios, y que ya  se intuía entre la comunidad española, ha sido la baja participación - un 7% menos que en 2019 -. Muchos han sido los argentinos que han preferido quedarse en casa y pagar una pequeña multa por no ir a votar. El malestar es grande entre la ciudadanía debido a la precaria situación que atraviesa el país, con una inflacción del 12% mensual. “La crisis es brutal, no tenemos moneda”, explica un español residente desde hace varías décadas en el país, para quien la ventaja de Sergio Massa se entiende como un “mal menor” para el país.  

Un total de 111.000 argentinos residentes en España, 1.000 más que en  2019, tenían derecho a voto en estos comicios en los que se elige al presidente, vicepresidente, así como a 24 senadores y 130 diputados y parlamentarios. España es el país de Europa con más argentinos censados, y por tanto con derecho a voto. Barcelona encabeza la lista (47.000) , seguido por Madrid y Miami.  

451.000 ciudadanos argentinos residentes en el extranjero han votado en primera vuelta este domingo en 302 mesas electorales distribuidas en 137 representaciones diplomáticas y consulados situados en 82 países.  

El proceso. La segunda vuelta el 19 de noviembre

Cada cuatro año elige Argentina presidente y vicepresidente, mediante un sistema electoral mayoritario con segunda vuelta y sufragio directo y obligatorio, excepto para los mayores de 16 años y los mayores de 70. Al contrario de lo que ocurre en España, los ciudadanos pueden votar directamente al presidente, en lugar de a listas presentadas por los partidos políticos.  

Los cinco candidatos que concurrieron a estos comicios, se sometieron a un proceso de primarias, instaurado en 2009. Cada candidato necesita, al menos, un 1,5% de los votos para poder presentarse a las presidenciales.  Para que un candidato sea elegido presidente en primera vuelta necesita obtener más del 45% de los votos, o bien un 40% en el caso de que le saque una ventaja de 10 puntos al segundo candidato más votado.  

En el caso de no alcanzar ese porcentaje, se celebrará una segunda vuelta en la que se enfrentarán los dos candidatos más votados en el mes siguiente desde la jornada electoral.  

En la segunda vuelta es suficiente con una mayoría simple. Es decir, que ganará el candidato que obtenga el mayor número de votos.