jueves, 26 de noviembre de 2020

El Senado rechaza cambiar la ley para que los mayores de 16 años puedan votar

El pleno del Senado ha rechazado tramitar una reforma de la ley electoral planteada por ERC para rebajar la edad del voto a los 16 años, desestimada por 224 votos en contra, 26 a favor y 13 abstenciones.

La amplia mayoría conformada por el PSOE, PP y Ciudadanos ha impedido la toma en consideración de la proposición de ley de los republicanos catalanes, que solo han recabado el apoyo de 26 senadores de EH Bildu, JxCAT y el grupo de Izquierda Confederal.

Durante la defensa de la iniciativa, el senador de ERC Bernat Picornell ha pedido al grupo socialista que reconsiderara su voto negativo y votara a favor, como ya hizo, ha recordado, en otras ocasiones en las que esta misma reforma fue debatida en el Congreso.

Además, ha insistido en que rebajar la edad mínima para votar figura en el acuerdo de investidura firmado por el PSOE con Unidas Podemos.

Unos argumentos que no han convencido a los socialistas, quienes entienden que no se dan las condiciones en España para "operar una reforma de este calado", más aún, a las puertas de una cita electoral como las elecciones autonómicas en Cataluña.

El senador del PSOE Raúl Díaz ha sostenido que aunque sí sea necesario abrir un debate al respecto, en el clima político actual, en el que "no nos ponemos de acuerdo ni en lo más básico" sería "imposible" lograr un consenso.

Sin embargo, el senador Picornell ha explicado que la reforma es una necesidad para que los jóvenes puedan participar de forma activa en la política española.

Y ha asegurado que si "pueden emanciparse, trabajar, pagar impuestos, casarse o conducir algún tipo de vehículos y son responsables" deberían también participar en la toma de decisiones y decidir sobre las políticas que les van a afectar.

Del mismo modo, ha apostado por aumentar la masa de votantes jóvenes para bascular el peso electoral ante una sociedad "cada vez más envejecida".

Se trata, ha recordado, de una "reivindicación histórica" de ERC y de los movimientos juveniles que incluso asume el Consejo de Europa, al recomendar bajar a 16 años el umbral del voto.

En consonancia con sus argumentos, el senador de Más Madrid Eduardo Fernández ha destacado el valor de los jóvenes, a quienes ha considerado un "motor" de los cambios que se han producido en España, y además "trascendentales" en la lucha contra el cambio climático y para impulsar el movimiento feminista.

En el otro lado, tanto la senadora Vox, Yolanda Merelo, como el de Ciudadanos, Francisco Javier Hervías, han insistido en la idea de que la propuesta surge desde un interés particular de ERC para beneficiarse electoralmente en los comicios catalanes de febrero.

No obstante, el partido naranja ha coincidido en la necesidad de reformar la ley, pero desde un punto de vista más completo, interesándose por mejorar la proporcionalidad, el voto rogado y la posibilidad de desbloquear las listas.

Desde el grupo popular, Verónica María Casal ha señalado que adelantar el voto a los 16 no sería consecuente con el marco jurídico y traería desigualdad entre españoles, otorgándoles a los nuevos votantes unos derechos que no conllevarían las mismas obligaciones que al resto de ciudadanos.

A su juicio, sería algo inconstitucional porque convertiría a estos nuevos votantes en unos "privilegiados".

En un comunicado, el Consejo de la Juventud, que agrupa a más de sesenta entidades juveniles, ha mostrado su decepción por la decisión del Senado y ha criticado en especial el voto del PSOE, recordando que se comprometió a abrir el debate y hoy ha rechazado esa posibilidad.

"Dar la espalda a los derechos políticos de la juventud en un momento como éste solo puede generar más desafección y desconfianza por parte de las personas jóvenes ante unas instituciones que les están dejando atrás", ha advertido el Consejo.