Martes, 23 de Abril de 2019

Podemos plantea crear una circunscripción electoral exterior para "oír la voz" de los españoles que viven en el extranjero

La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero
La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero

El programa electoral de Podemos para las generales del 28 de abril plantea cambios de calado en el sistema político, entre ellos que se pueda iniciar un proceso revocatorio contra el Gobierno que desemboque en un referéndum vinculante si lo pide el 15 % del censo, y que la edad mínima para votar sean los 16.

Estas medidas se integran en el capítulo del programa dedicado a las "Garantías democráticas y de ciudadanía", que también recoge propuestas para facilitar la participación de los ciudadanos, entre ellas normalizar las consultas cuando se trate de asuntos muy relevantes, como la entrada de España en operaciones militares.

Podemos ha publicado en su página web las 264 medidas de su programa electoral que tendrá que ratificar sus inscritos -más de medio millón- en una votación que ha arrancado este viernes y se prolongará hasta el domingo.

La formación morada concurre a los comicios del 28 de abril con la idea de ampliar los espacios de deliberación ciudadana, y para ello incluirá unos presupuestos participativos y la posibilidad de iniciar un proceso revocatorio cuando el 15 por ciento del censo electoral "entienda que el Gobierno le ha dado la espalda".

Ese proceso desembocaría en un referéndum vinculante para decidir si el presidente del Gobierno debe dimitir y convocar nuevas elecciones generales.

La formación liderada por Pablo Iglesias quiere además modificar el sistema de reparto de escaños en el Congreso de la ley D'Hondt por la Sainte-Laguë, que se aplica en países como Alemania, Noruega o Dinamarca y que, según Podemos, es un sistema mas proporcional, que se acerca más a atender el principio de "una persona, un voto". 

Asimismo, propone cambiar la actual forma de elección de los senadores por un sistema similar al del Congreso para que sea más proporcional.

Otro cambio sería el de hacer obligatorias las "listas cremallera" (que alternan hombres y mujeres) en las candidaturas para "superar" así la regla de paridad del 40-60 por ciento recogida en la Ley de Igualdad.

Una paridad que Podemos también quiere incluir en los partidos, a los que obligaría a hacer primarias para elegir a sus ejecutivas y prohibiría financiarse mediante créditos bancarios.

La derogación del voto rogado para los electores residentes en el extranjero es otra propuesta incluida en el programa de Podemos, que plantea crear una circunscripción electoral exterior para "oír la voz" de los 2,5 millones de españoles que viven en el extranjero.

Podemos pretende "democratizar y modernizar" las campañas electorales, y por ello pide establecer un único envío de papeletas a los votantes para ahorrar "millones" de euros de dinero público y garantizar al menos dos debates entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno, como mínimo uno en la televisión pública.

"Frente al discurso conservador que dice que la juventud no se interesa por la política, estos meses hemos visto las calles llenas de jóvenes defendiendo el feminismo el 8-M y la lucha contra el cambio climático el 15 de marzo", dice Podemos en su programa, que propone reconocer el derecho de sufragio a partir de los 16 años.

En cuanto a Cataluña, el programa plantea una resolución democrática del conflicto con un referéndum pactado "en el que Podemos defenderá un nuevo encaje para Cataluña en España".

Además, Podemos quiere que en el sistema de nombramientos del Tribunal Constitucional prime el consenso y no las cuotas partidistas y aspira a reformar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para reforzar su independencia a través de un sistema de elección directa por la ciudadanía.

Las reformas del sistema político que pide Podemos forman parte de un programa electoral que contiene, según el partido, medidas "valientes", encaminadas a "blindar derechos" frente a un PSOE que busca "mantener lo que hay".

"El PSOE representa la reacción más conservadora: mantener lo que hay, no avanzar como país", justifica la formación de Pablo Iglesias, que concurrirá a las elecciones en coalición con IU y Equo bajo las siglas de Unidas Podemos.