Sábado, 14 de diciembre de 2019

Pedro Sánchez descarta volver a intentar un Gobierno de coalición con Podemos

El presidente el Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez. EFE/Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa.
El presidente el Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez. EFE/Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa.
Pedro Sánchez no tiene intención de volver a intentar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos que le permita la investidura, y apuesta por otras vías que eviten las elecciones, aunque también espera que el resto de partidos trabajen por desbloquear la situación.

Un día después de la investidura fallida de Sánchez éste es el mensaje que ha dado la vicepresidenta del Gobierno en funciones y responsable de la negociación con Podemos, Carmen Calvo, quien, como dijo anoche el presidente en funciones, ha asegurado que los socialistas no tiran la toalla, pero esperan también que otros, y no solo Sánchez, se muevan.

Mensajes que ya han desoído tanto en Podemos como en el PP y Ciudadanos. El partido de Pablo Iglesias insiste en reclamar una coalición y populares y Cs han reiterado que no piensan abstenerse ante un eventual segundo intento de investidura.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha hecho esta mañana la preceptiva visita al Rey para comunicarle que el Congreso no dio el respaldo a Sánchez, y Felipe VI ha decidido, por el momento, no convocar una nueva ronda de consultas, aunque sí lo hará antes de que acabe el plazo legal para intentar una nueva investidura o que el país vaya a unas nuevas elecciones generales.

Se abre por tanto un periodo de reflexión que según Calvo afecta a todos, entre otras cosas porque Sánchez no es, en este momento, candidato a la investidura -al haber sido rechazado por el Congreso-.

Aunque ha asegurado que el presidente en funciones, por encabezar al partido más votado, "seguirá hablando como considere oportuno" con los demás, no ha querido confirmar si Sánchez llamará próximamente al secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias o a los líderes del PP, Pablo Casado, y Ciudadanos, Albert Rivera.

Sí se ha referido a todos ellos Carmen Calvo para repartir culpas.

Ha responsabilizado totalmente a Podemos del fracaso del acuerdo de coalición. Y lo ha repetido de muy distintas formas desde la sala de prensa del Consejo de Ministros.

"Al Gobierno de coalición le ha cerrado las puertas Unidas Podemos, ellos solos la han rechazado". "Ese espacio está concluido, lo concluyó el señor Iglesias ayer, y como no es baladí no se puede estar hoy por la mañana como si no hubiera ocurrido ayer", ha dicho.

Además ha advertido de que, de volver a haber un acuerdo con la formación morada, sería programático, de máximos o mínimos, o de legislatura.

Ha subrayado por eso la necesidad de "explorar otras situaciones" pero también ha recalcado que es responsabilidad de todos los principales partidos hacerlo, no solo del PSOE.

Porque antes, Carmen Calvo había responsabilizado también de lo ocurrido a PP y Ciudadanos, al señalar que la investidura "no ha podido ser" por la "falta de asunción de sus responsabilidades de los dos partidos de derechas, que han estado de brazos caídos" y no han asumido "dónde" les habían colocado las urnas.

Aunque no ha dejado claro si Sánchez hará en los próximos días algún gesto o llamada para buscar apoyos, la vicepresidenta ha asegurado que el Gobierno no se va de vacaciones y seguirá trabajando todo el verano -solo habrá descanso la semana del 15- con las limitaciones propias de estar en funciones.

Unidas Podemos ha desoído los avisos de Carmen Calvo de que Sánchez no tiene intención de volver a negociar una coalición.

Su portavoz adjunta en el Congreso, Ione Belarra, ha asegurado por la tarde que la formación morada va a tener "la mano tendida para construir un gobierno de coalición con lealtad y seriedad" y ha insistido en que Unidas Podemos quiere un Gobierno en el que todas las partes tengan "competencias importantes".

Belarra ha reiterado que su formación sólo pide competencias para llevar adelante "políticas que de verdad le cambien la vida a la gente" y ha llamado a la "reflexión" a Sánchez, porque "nadie entendería" que "buscara el acuerdo de la derecha cuando lo que prefiere la gente" es "un gobierno de coalición progresista".

Pero no todo el grupo confederal de Unidas Podemos en el Congreso opina lo mismo. Izquierda Unida ha insistido en un comunicado en que hay que trabajar por el acuerdo, aunque sea programático y no de coalición, para evitar nuevas elecciones.

Mientras, por la derecha, los partidos ya avisan de que no facilitarán el camino a Sánchez.

El líder del PP, Pablo Casado, ha asegurado que su partido no se abstendrá en una posible segunda sesión de investidura de Pedro Sánchez.

"Más no podemos hacer. Todo el mundo vio que él quiere para los próximos años un gobierno izquierdista, con Podemos y nacionalistas", ha subrayado Casado antes de pedirle a Sánchez que no haga responsable al resto de partidos de una situación que "él ha creado" al acudir a una investidura sin los apoyos cerrados y perderla.

Y en Ciudadanos, el secretario general del partido, José Manuel Villegas, ha instado a Sánchez a "buscar acuerdos con quien le puede apoyar" en una posible segunda investidura y así "dejar de perder el tiempo", ya que su partido seguirá votando "no".