Lunes, 20 de Mayo de 2019

La muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba paraliza la campaña electoral

Cartel con la foto de Alfredo Pérez Rubalcaba en la sede del PSOE de su localidad natal, Solares, en Cantabria
Cartel con la foto de Alfredo Pérez Rubalcaba en la sede del PSOE de su localidad natal, Solares, en Cantabria

La muerte del histórico dirigente socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha teñido de luto el primer día de campaña para las elecciones del 26M, en el que todos los partidos de ámbito nacional, salvo Vox, han suspendido los actos programados para este viernes.

Para rendir homenaje al que fue vicepresidente del Gobierno y secretario general socialista, el PSOE también ha cancelado su agenda de campaña de mañana, sábado, por la pérdida de una figura "que lo fue todo en el PSOE y en los ejecutivos socialistas".

En un comunicado, los socialistas han anunciado que será el Comité Electoral del PSOE el que informe de la fecha de las próximas actividades del partido.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, fue el primero en modificar su agenda, al anular el viaje que tenía previsto hoy a Barcelona, antes incluso de que falleciera el que consideró como un hombre de Estado que dedicó toda su vida a "servir a su país".

Entre tanto, en la sede de Ferraz, el PSOE ha abierto esta tarde un libro de condolencias para que todos los militantes y simpatizantes del partido que lo deseen puedan manifestar su pésame.

El primero en escribir ha sido el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, quien ha destacado la "huella imborrable en beneficio de España" que ha dejado Alfredo Pérez Rubalcaba y se ha comprometido, en nombre del partido, a "guardar su memoria como se merece".

"Hoy los socialistas te lloramos", ha escrito Ábalos antes de abandonar la sede del partido, junto a otros miembros de la ejecutiva socialista, para dirigirse al Congreso, donde quedará instalada la capilla ardiente por el político, fallecido a los 67 años a causa del ictus que sufrió hace dos días.

También se acercará allí, a rendir tributo al exdirigente socialista, Pablo Casado, el presidente del PP, formación que ha cancelado todos los mítines previstos para este viernes, al igual que han hecho Ciudadanos, Unidas Podemos e Izquierda Unida.

El único que se ha desmarcado ha sido Vox, partido que tampoco acudirá a la capilla ardiente, al considerar que es un lugar donde "deben estar sus familiares, amigos y personas allegadas".

El partido de Santiago Abascal entiende el cese de actos de campaña de otras formaciones políticas que mantuvieron una relación institucional con Rubalcaba, pero destaca que no ha sido así en su caso, por tratarse de un partido de nueva creación que no mantuvo ningún contacto con el fallecido.

Hombre de Estado, socialista comprometido, inteligente, tenaz y figura clave para entender la historia reciente de España, son algunos de los calificativos utilizados por políticos de todo el arco parlamentario para definir a una figura reconocida asimismo por desempeñar un papel fundamental para acabar con el terrorismo de ETA.

Tampoco han escatimado elogios los que tuvieron que enfrentarle desde la oposición, como el expresidente del Gobierno y exlíder de los populares, Mariano Rajoy, quien ha declarado a Efe que fue "un gran adversario, que dio altura al debate público".

La presidenta del Congreso en funciones, Ana Pastor, ha ensalzado la figura y labor de Rubalcaba, de quien ha destacado que "fue siempre un servido fiel al Estado" con una "enorme vocación por la política".

Allí, en la Cámara Baja, de la que Pérez Rubalcaba fue miembro durante más de dos décadas, quedará instalada esta tarde, a las ocho y media, la capilla ardiente del político socialista, que estará abierta al público hasta las diez de la noche, y mañana entre las nueve de la mañana y las dos de la tarde.

El Gobierno ha decretado luto oficial desde las ocho de la tarde de este viernes y hasta las doce de la noche de mañana sábado "en señal de condolencia"

Lo ha hecho a través de un real decreto firmado por el presidente Sánchez, y que se someterá a la rúbrica del rey Felipe VI, en el que se declaran estas dos jornadas de duelo, en las cuales la Bandera Nacional deberá ondear a media asta en todos los edificios públicos y buques de la Armada.