domingo, 05 de julio de 2020

La ministra de Exteriores pide a los ciudadanos de países con las fronteras cerradas que no viajen

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya. EFE/Kai Försterling
La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya. EFE/Kai Försterling

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha recomendado a los ciudadanos de países que tienen las fronteras cerradas, como es el caso de Marruecos, que sigan las consignas de estos estados, sean prudentes y no viajen.

Tras reunirse en València con su homólogo alemán, Heiko Maas, González Laya ha asegurado que este verano va a ser "un verano atípico para España, para Maruecos y para todos aquellos países donde vive población marroquí que cada verano se desplaza y atraviesa España para llegar a Marruecos".

Ha destacado que este año no habrá 3,2 millones de marroquíes que descenderán a su país, tampoco 740.000 vehículos que cruzarán España camino de Marruecos, ni probablemente 84 millones de ciudadanos que visiten España porque es "un verano atípico".

"Es un verano en el que todo va a ser diferente de veranos anteriores, también la operación Paso del Estrecho, que como hemos sabido por el ministro marroquí de Asuntos Exteriores no tendrá lugar este año".

Tras insistir en que las fronteras de Marruecos están en estos momentos cerradas, la ministra ha hecho un llamamiento a la "responsabilidad", especialmente de los ciudadanos de países que tienen las fronteras cerradas, a los que se recomienda "seguir las consignas, ser prudentes y no viajar".

El ministro alemán, por su parte, se ha referido al debate sobre el reparto de los migrantes que llegan la Unión Europea para defender que "no se debe dejar solos" a los países que tienen largas fronteras exteriores, como España e Italia.

Ha asegurado que Alemania está dispuesta a cooperar, tanto en el rescate marítimo, como acogiendo a parte de los migrantes que llegan a países miembros, pero ha reconocido que es una cuestión que divide a la Unión Europa y ha "abandonado la esperanza" de que todos los estados estén de acuerdo.

Maas ha señalado que esa es una de las cuestiones que se abordarán durante la presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea, y ha afirmado que lo que quieren es que pueda hacerse ese reparto.