Viernes, 15 de noviembre de 2019

LITERATURA

Miguel Gane: "Quiero cerrar heridas y contar la realidad de la emigración"

En tres años de fulgurante carrera, Miguel Gane (Leresti, Rumanía, 1993) ha pasado de liderar las listas de ventas en España.
En tres años de fulgurante carrera, Miguel Gane (Leresti, Rumanía, 1993) ha pasado de liderar las listas de ventas en España.

En tres años de fulgurante carrera, Miguel Gane (Leresti, Rumanía, 1993) ha pasado de liderar las listas de ventas en España con dos poemarios a lanzarse al mundo de la novela con "Cuando seas mayor" (Suma, 2019), una obra con la que busca "cerrar heridas" y contar "la realidad de la emigración rumana".

"Ha sido un proceso bonito, pero muy emotivo; tuve que abrir heridas, sacar o que había dentro y cerrarlas escribiendo", relata en una entrevista concedida a Efe Gane, quien había empezado a trabajar en esta historia hace cuatro años.

La primera novela del autor es un su gran mayoría autobiográfica, ya que recoge parte de su propia vida en Rumanía hasta 2002, cuando emigra a España junto a sus padres, y de sus primeros años como inmigrante; en paralelo, también hay una parte que recoge la experiencia de otras personas que vivieron una experiencia similar.

"Yo sabía lo que eran el hambre, el frío o el irse a la cama con el estómago vacío, pero no conocía ni el racismo, la xenofobia o la exclusión social", prosigue el escritor, quien lamenta que "cuando dices en España la palabra rumana la cabeza siempre se va a ciertos tópicos" que quiere romper.

Por otra parte, Gane quería hacer un homenaje a la emigración de Rumanía -un país con 24 millones de habitantes, de los que cinco millones residen en el extranjero-, pasando de "esas personas que se quedaron por el camino y no pudieron llegar a su destino" o "las mujeres que muchas veces se ven explotadas sexualmente en España".

En los primeros compases de la novela -que arranca en pleno invierno- es una nota constante, así como la inocencia de un niño que jugaba con sus amigos entre la basura; en esta etapa también se construyen los personajes de la madre, "muy evocador de lo que va a ser el niño", o del padre, "que representa el carácter del hombre rumano, muy sacrificado y centrado en trabajar".

La inocencia del protagonista, igual que la de Miguel Gane, se desvanece, según su propio relato, en tres momentos -"cuando fui consciente de que éramos pobres, la primera vez que me acosté con hambre y cuando llegué a España"-, si bien no fue lo único que perdió.

"Ser inmigrante es perder y lo primero que perdí fue mi nombre, Mihaite, que nadie podía pronunciar, por lo que me pasaron a llamar Miguel; ahí te das cuenta de lo que va a ser la inmigración, que a partir de ahí vas a tener que dejar atrás a tus amigos y tu vida anterior para construir una nueva", prosigue.

Durante el proceso de elaboración de esta obra -que comenzó en una de sus frecuentes visitas a Leresti, el pueblo de 5.000 habitantes donde nació y reside buena parte de su familia-, Gane pudo aflorar recuerdos "de esos primeros años como inmigrante irregular, en el que intentabas no centrarte en lo que perdías, sino en lo que tenías por ganar".

A pesar de ser uno de los autores rumanos más leídos en el extranjero, ninguna editorial ha publicado sus obras; Gane todavía recuerda cómo en la Feria del Libro de 2018, año en que Rumanía fue país invitado, firmaba su segundo poemario "Ahora que ya bailas" frente al evento de la Embajada de Rumanía "sin que contasen conmigo para ninguna actividad".

"Rumanía tiene un grave problema: el 80 % de las personas que terminan una carrera tienen como primera opción irse fuera, mientras que en otros lugares antes de esa opción te planteas quedarte en tu país; si los propios jóvenes no ven un futuro, eso significa que algo malo está pasando", añade.

El escritor, quien mantiene "una relación cariñosa y casi nostálgica" con Rumanía, también condena a su clase política por la situación que vive un país que, "pese a haber avanzado un poco, muchos pueblos siguen estando mal y muchos niños pasan hambre y no tienen para vestirse e ir al colegio".

"Cada vez que puedo me escapo a Rumanía y me quedo allí los veranos, casi siempre en Leresti, un lugar muy tranquilo en el que no pasa nada: allí empecé a escribir este libro y también el anterior, me ayuda mucho a poner las ideas en orden", continúa el autor.

Pese a que no quiere alejarse de los poemas, "lo que más me gusta y lo que disfruto" y a que se decantó por escribir una novela "porque era lo más adecuado para contar esta historia", Miguel Gane no descarta volver a la narrativa, aunque actualmente está trabajando en un nuevo poemario.

"Soy escritor y cada vez que tenga algo que contar lo voy a escribir; la manera que he tenido de contarlo hasta ahora ha sido la poesía y, en esta ocasión, la novela, pero están abiertas todas las puertas", concluye Gane. EFE

1011838

cre/am