miércoles, 03 de junio de 2020

Llegan 250 esquiladores uruguayos a España con retraso de varias semanas por las medidas COVID

Algunos de los 250 esquiladores uruguayos al llegar al aeropuerto Adolfo Suarez Barajas en Madrid. EFE/ Rodrigo Jimenez
Algunos de los 250 esquiladores uruguayos al llegar al aeropuerto Adolfo Suarez Barajas en Madrid. EFE/ Rodrigo Jimenez

Un contingente de 250 esquiladores uruguayos ha llegado a España, en un avión procedente de Montevideo, para participar en la campaña en diferentes puntos del país y con un retraso de varias semanas provocado por las restricciones de movilidad debido al coronavirus.

Nicolás Olivera es uno de los esquiladores que formará parte de una cuadrilla de 20 personas encargada de esquilar ovejas durante aproximadamente los próximos 70 días en fincas de Murcia, según ha explicado por teléfono a Efeagro, recién llegado a Madrid.

No tendrán que someterse a la cuarentena de 14 días que entrará en vigor para los pasajeros que lleguen a España a partir de la medianoche de este viernes, según sus datos.

No obstante, todos los profesionales fueron sometidos a chequeos antes de salir de Uruguay y mañana jueves tendrán otro control médico antes de que comiencen a trabajar.

Olivera ha valorado las gestiones hechas por las administraciones para que finalmente consiguiesen un vuelo en el que poder viajar hasta España.

Asimismo, ha agradecido el gesto del canciller de Uruguay, Ernesto Talvi, quien les despidió en el aeropuerto de Montevideo.

La sociedad agraria extremeña Fovex acogerá a unos 40 de estos esquiladores, según ha explicado su gerente, Gaspar González, quien ha recordado que el viaje se ha ido posponiendo, dado que estaba previsto que lo hicieran a primeros de mayo.

Con este contingente, González considera que se salvará la campaña, que al principio corrió peligro por el cierre de las fronteras con el decreto del estado de alarma.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias han destacado en declaraciones a Efeagro que la contratación de este contingente en origen es clave ante la falta de personal cualificado en España.

Some of a total of 250 Uruguayan sheep shearers arrive to Adolfo Suarez Barajas airport in Madrid, Spain, 13 May 2020. Every year, more than 300 Uruguayan nationals travel to Spain to help with the sheep shearing in Spain where this job is now a days almost extinct. This year, the shearing has had to be postponed due to the coronavirus pandemic that has put a halt to traveling between countries around the world. EFE/ Rodrigo Jimenez

"Su trabajo es fundamental para el bienestar de los animales, sobre todo de cara a la época de calor", ha explicado el representante del sector ovino-caprino Marco Antonio Calderón, quien ha recordado que los esquiladores uruguayos son contratados por empresas españolas todos los años desde hace más de una década.

Calderón ha apuntado que en el país apenas hay esquiladores porque en general los trabajadores "prefieren empleos más estables y éste es de temporada", y ha señalado el "boom" de la construcción como el momento a partir del cual el número de profesionales comenzó a bajar.

"En la fruta por ejemplo, siempre puede haber alguien que haya perdido su empleo que trabaje en la recogida porque no exige cualificación, como sí ocurre para esquilar", ha argumentado el representante de Cooperativas, quien ha agradecido a las autoridades el trabajo de coordinación en el ámbito de visados y permisos para asegurar la llegada de estos profesionales procedentes de Uruguay.