domingo, 03 de marzo de 2024

Ya no hay símbolos franquistas en las sedes de las embajadas y consulados

Escudo franquista en la fachada del Consulado español de Jerusalén.
Escudo franquista en la fachada del Consulado español de Jerusalén.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha retirado ya todos los símbolos y vestigios franquistas que había en las dependencias de  Madrid, así como en las embajadas y consulados en todo el mundo, de acuerdo a lo que establece la Ley de Memoria Democrática.

Se han retirado ornamentos, enseres y elementos contrarios a la memoria democrática que aún permanecían en las sedes y dependencias en Madrid, en cumplimiento de la Ley de Memoria Democrática de 2022, aunque el proceso se inició con la Ley de Memoria Histórica de 2007. A principios de septiembre de 2022, el Ministerio retiró cuatro escudos franquistas de las fachadas del Palacio de Santa Cruz, su sede histórica en Madrid, con un costo de más de 100.000 euros.

Además de las dependencias en Madrid, se ha llevado a cabo un proceso similar en las representaciones de España en el exterior, identificando, catalogando y retirando objetos y enseres contrarios a la memoria democrática. Estos objetos incluyen piezas de vajilla, cuberterías, cristalerías, escudos, metopas, retratos o bustos con simbología franquista, los cuales han sido procesados con riguroso respeto al procedimiento administrativo y la normativa de protección del patrimonio y bienes culturales.

En diciembre de 2022, el ministro José Manuel Albares instruyó a todas las embajadas y consulados para que retiraran cualquier vestigio de carácter franquista de sus dependencias, ya que la Ley de Memoria Democrática prohíbe el uso de elementos con símbolos contrarios a la memoria democrática. Se dio un plazo hasta el 1 de febrero de 2023 para notificar a la Dirección General del Servicio Exterior sobre la presencia de tales elementos, ofreciendo una descripción física y fotografías para luego recibir instrucciones sobre su manejo.

Un año después, el Ministerio considera que se ha retirado todo lo detectado y posible de ser retirado, excepto los elementos con valor artístico o arquitectónico que formen parte del Patrimonio Histórico Español o sean fundamentales para la estructura del inmueble. Sin embargo, no se han proporcionado más detalles desde el ministerio.