Lunes, 21 de octubre de 2019

OBRAS EN LA SEDE DEL MINISTERIO DE EXTERIORES

Exteriores admite retrasos en las obras de su sede y deberá seguir pagando 614.000 euros al mes en alquileres

Exteriores admite retrasos en las obras de su sede y deberá seguir pagando 614.000 euros al mes en alquileres.
Exteriores admite retrasos en las obras de su sede y deberá seguir pagando 614.000 euros al mes en alquileres.

El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación ha reconocido que las obras de su sede, en la Plaza del Marqués de Salamanca, están requiriendo más tiempo de los 30 meses inicialmente previstos, lo que obligará al Departamento a seguir pagando alquileres por sus sedes provisionales, unos alquileres que suman 613.932 euros al mes.

Así lo afirma el Gobierno en una respuesta parlamentaria, recogida por Europa Press, a la diputada de Ciudadanos Melisa Rodríguez, que se interesó por informaciones de prensa según las cuales las obras no terminarían, como estaba previsto, en el primer trimestre de 2020.

En su respuesta, el Ejecutivo reconoce que el plazo de ejecución previsto era de 30 meses, a partir de octubre de 2017, pero que "los tiempos precisos para completar algunas de las unidades deobra han sido superiores a los inicialmente previstos". Eso sí, no facilita un nuevo plazo.

Los motivos del retraso son varios, empezando porque la reconstrucción ha sido "más compleja" de lo previsto inicialmente y ha sido necesario reajustar el proyecto de obra porque el edificio, aunque en el exterior parece una sola unidad, tiene "cinco unidades" edificadas en distintos momentos y su "realidad interna es muy compleja".

ENTRE 4 Y 6 MESES PARA LICENCIA Y MUDANZA

El Gobierno señala además que, una vez que la Dirección General del Patrimonio del Estado haga entrega del edificio reformado, Exteriores tendrá que gestionar con el Ayuntamiento las licencias deMadrid para su ocupación y trasladar los equipos e infraestructuras de comunicaciones, además del personal (1.241 personas) y el mobiliario.

Para todo ello, estima que necesitará un plazo de entre cuatro y seis meses y que los costes de la mudanza ascenderán a entre 270.000 y 350.000 euros.

Con todo, reconoce que "el impacto más relevante de los retrasos" es el coste de alquilar las actuales sedes del Ministerio: 524.402,50 euros por las Torres Ágora (dos modernos edificios en el norte de Madrid donde se ubica el grueso del Ministerio) y 89.530 euros por el alquiler de la calle Pechuán donde se ubica la Dirección General de Españoles en el Exterior.

ALQUILER OBLIGATORIO EN TORRES ÁGORA HASTA 2021

En cualquier caso, Exteriores ha renovado el contrato de alquiler en Torres Ágora hasta febrero de 2023, aunque solo es obligatorio hasta el 22 de febrero de 2021, según ha informado el propietario del inmueble, Zambal Spain, al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), en el que cotiza.

El Ministerio de Exteriores abandonó el señorial edificio de la plaza del Marqués de Salamanca en 2004 por problemas de contaminación con naftaleno y llevó el grueso de sus departamentos a Torres Ágora. Se mantienen, y se mantendrán, la histórica sede de la Plaza de Santa Cruz, junto a la Plaza Mayor de Madrid, donde tienen su despacho los ministros, y el colindante Palacio de Viana, dedicado a reuniones y actos protocolarios.

Después de varios retrasos, en 2016 Hacienda autorizó por fin el inicio de las obras, con un presupuesto de 69 millones de euros. El Gobierno no aclara si el retraso tendrá impacto en el coste, y solo pone el foco en el importe de los alquileres, que suman 7,37 millones de euros al año.

Exteriores ha aprovechado la obra para modernizar el edificio, de manera que sus 50.455 metros cuadrados dispondrán, entre otras utilidades, de salón de actos, sala de eventos, cuatro salas de reuniones, centro de proceso de datos y sala de comunicaciones o sala de crisis, con una zona de atención al público para asuntos consulares y migratorios, así como una escuela infantil con capacidad para cincuenta niños.

Sin embargo, los trabajos han resultado ser más complejos de lo previsto. Junto a la necesidad de preservar las fachadas y otros elementos protegidos del palacete original construido como sede delInstituto Nacional de Industria (INI) en 1941, está la "reorganización y racionalización" de los espacios de la manzana completa, construida en fases sucesivas hasta 1971.

El Gobierno aclara además que no cabe pedir explicaciones a la empresa adjudicataria, porque la obra la está haciendo la empresa pública TRAGSA, un "medio propio" de la Administración que, además de actuar con precios tasados, está sometida a unas normas estrictas para la subcontratación con terceros que la hacen tener " menor agilidad en comparación con la que pudiera tener una empresa privada".