miércoles, 01 de diciembre de 2021

A PARTIR DE 2022

España firmó un acuerdo por el que dejará de financiar combustibles fósiles en el extranjero

VITORIA, 10/11/2021.-Cientos de furgonetas salidas de la fábrica que Mercedes-Benz tiene en Vitoria esperan en los aparcamientos de la factoría este miércoles en el que más de 30 países, varios de los principales fabricantes de automóviles, entre ellos la firma alemana, regiones y propietarios de flotas se han comprometido en la cumbre COP26 de Glasgow a eliminar los coches de combustión para 2035, como manera de combatir la crisis climática.EFE/David Aguilar
Cientos de furgonetas salidas de la fábrica que Mercedes-Benz tiene en Vitoria esperan en los aparcamientos de la factoría en el día que más de 30 países, varios de los principales fabricantes de automóviles, entre ellos la firma alemana, regiones y propietarios de flotas se han comprometido en la cumbre COP26 de Glasgow a eliminar los coches de combustión para 2035, como manera de combatir la crisis climática.EFE/David Aguilar

Agencia EFE

España se sumó en la COP26 a un compromiso suscrito por 30 firmantes para poner fin a la financiación pública del carbón, el petróleo y el gas en el extranjero para finales de 2022.

Tras una oleada de compromisos centrados en poner fin a la financiación internacional del carbón, este acuerdo suscrito aumentará los potenciales fondos públicos transferidos de los combustibles fósiles -petróleo, gas y carbón- hacia las energías limpias a, por lo menos, 23.600 millones de dólares al año (20.400 millones de euros).

Este es el primer compromiso que aborda el petróleo y el gas además del carbón, e implica que las instituciones financieras públicas españolas tendrán que poner fin a esta financiación para finales de 2022.

Entre estas entidades financieras figura la Agencia de Crédito a la Exportación (Cesce), responsable de 1.900 millones de dólares (1.640 millones de euros) anuales de financiación pública para los combustibles fósiles.

La codirectora de la campaña global de finanzas públicas de Oil Change International, Laurie van der Burg, celebró en un comunicado la adhesión de España a este acuerdo, porque “la ciencia es clara en que expandir la infraestructura de los combustibles fósiles es incompatible con limitar el calentamiento global a 1,5 grados”.

El anuncio de este miércoles sitúa a Francia como "la única de las cinco mayores economías de la UE que aún no ha firmado la declaración", señaló van der Burg.

Si Francia se adhiere, el importe potencial de la financiación pública anual que se desplaza directamente de las energías sucias a las limpias ascendería a 24.000 millones de dólares (20.750 millones de euros).

La activista por el clima y la transición justa de Amigos de la Tierra Francia, Anna-Lena Rebaud, dijo en un comunicado que el presidente francés, Emmanuel Macron, "presentó a Francia como un líder climático", aunque su Gobierno "planea apoyar la producción de gas hasta 2035", y "todavía está considerando apoyar el enorme proyecto de gas en el Ártico ruso".

Por ello, Rebaud instó al gobierno francés a “seguir el ejemplo” de los 30 países e instituciones comprometidos a “poner fin a todo apoyo público al petróleo y al gas para fines de 2022 ".