Martes, 16 de julio de 2019

Ciudadanos da por zanjada su peor crisis y se atrinchera en el no a Sánchez

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez  con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. EFE/Kiko Huesca
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. EFE/Kiko Huesca

La dirección de Cs ha dado por zanjada su peor crisis interna desde que dio el salto nacional en 2015 y se atrinchera en el no a Pedro Sánchez, pese a que han surgido otras voces, como la del exeurodiputado de UPyD Francisco Sosa Wagner y un referente político para Cs, que han pedido al partido naranja que lo reconsidere.

Desde un artículo publicado en "El Mundo", Sosa Wagner, que se confiesa votante del partido de Albert Rivera, afirma que no estaría justificado que Sánchez repitiera apoyado en separatistas, nacionalistas y otras "ponzoñas de la causa antinacional" porque Cs no se haya movido para evitarlo.

Una advertencia que el secretario general de Cs, José Manuel Villegas, ha encajado con respeto, pero pidiendo también el mismo respeto para las decisiones adoptadas por los órganos del partido, la última el 24 de junio, en la que se ratificó el veto a Sánchez.

Sosa Wagner, que fue eurodiputado de UPyD, abrió un profundo debate dentro del partido de Rosa Díez al posicionarse abiertamente en favor de pactar con Ciudadanos, lo que desembocó en una crisis interna que le llevó prácticamente a su desaparición.

Villegas, en una rueda de prensa en la sede del partido, ha insistido en que Cs ha sido la única fuerza que concurrió a las elecciones diciendo a sus votantes que sus apoyos no iban a servir para mantener a Sánchez en la Moncloa y va a cumplir su promesa.

Después de capear su semana más convulsa tras la marcha de Toni Roldán, Rivera ha presidido la reunión de la Ejecutiva sin que esté sobre la mesa, ha asegurado Villegas, la posibilidad de renovar la Ejecutiva y prescindir de los dirigentes críticos con el no a Sánchez, sobre todo el eurodiputado Luis Garicano y el candidato de Castilla y León, Paco Igea.

También el europarlamentario Javier Nart se posicionó en favor de facilitar la investidura del candidato socialista, pero al perder la votación del 24 de junio dimitió de la Ejecutiva. Igualmente apostó por esta misma vía el responsable de Exteriores, Fernando Maura, que ha preferido desde entonces guardar silencio.

Maura es uno de los que podría salir de la dirección naranja, no tanto por su posicionamiento como por ser un dirigente muy al margen de la cúpula.

Hay otros tres miembros de la Ejecutiva señalados por abstenerse en la votación del pasado 24 de junio: Marta Martín, Nacho Prendes y Orlena de Miguel. En todo caso, es potestad únicamente de Rivera poner en marcha cualquier remodelación de la Ejecutiva.

Sobre los pactos pendientes de cerrar en algunas comunidades autónomas, Villegas ha explicado que aún no se ha llegado a un acuerdo con el PP en la Comunidad de Madrid, ni organizativo ni de programa.

Un acuerdo que, en todo caso, requiere del respaldo de Vox para que salga adelante y, si no lo hace, ha apuntado el secretario general, se abrirá el escenario de la repetición electoral, porque la posibilidad de llegar a un entendimiento con el PSOE está descartada.

En Murcia, Cs espera que esta semana pueda materializarse el acuerdo de gobierno con el PP, que necesita también del apoyo del partido de Santiago Abascal.

De no prestarlo, ya se verá cuál es el siguiente paso, ha señalado Villegas, que no quiere adelantar ni abrir "más pantallas" en referencia a la posibilidad de intentar un acuerdo con el PSOE si fracasa la investidura con los populares y que en Murcia no se contempla una repetición de los comicios.