miércoles, 26 de junio de 2024

Así era la emigración española del siglo XX

Amando de Miguel
Amando de Miguel

Maribel Outeiriño - La Región

En 1999, La Región Internacional, edición del periódico local destinada a los emigrantes españoles en Europa y América que llegó a alcanzar la tirada más numerosa de la prensa española de la época (cien mil ejemplares), encargaba al sociólogo recientemente fallecido Amando de Miguel un estudio sobre la situación de los emigrantes españoles en esos países.

Dieciséis años antes, el periódico había realizado una encuesta entre los emigrantes para conocer su situación, siendo la primera vez que se acometían semejantes estudios. En este segundo trabajo participarían, además el Ministerio de Trabajo, la Xunta y otras seis instituciones autonómicas en las que la emigración tenía protagonismo, las cuatro diputaciones gallegas y el Concello de Ourense.

Aprovechando su importante infraestructura, con miles de direcciones personales de españoles residentes en el extranjero a los que enviaba el periódico, La Región se encargaba de hacerles llegar un cuestionario de 54 preguntas con el que se pretendía conocer su situación como emigrantes y su opinión sobre diversos temas. La encuesta se envió a trece países: cinco europeos, tres norteamericanos, uno centroamericano y cuatro sudamericanos. En total, 6.554 emigrantes respondieron al cuestionario, destacando Suiza, Argentina y Venezuela, por ese orden, en el número de respuestas.

Según el Censo de Residentes Ausentes de 1997, los gallegos eran los españoles más numerosos en la emigración (el 28 por ciento). Eso, y el hecho de que La Región fuera una publicación gallega, explica que los naturales de Galicia fueran los que más respondieron a la encuesta. A gran distancia les seguían andaluces, madrileños y catalanes. Por esos años, España comenzaba a pasar de país emigrante a inmigrante, muchos de los encuestados llevaban más de 20 años residiendo en el exterior y se contaba con una segunda generación establecida en esos países.

LRI Portada del Nº 1

Además de las preguntas personales que daban el perfil de los encuestados -tales como estado civil, estudios, cuántas veces al año viaja a España, qué productos españoles consume, si tiene amigos del país en el que reside, si espera que sus hijos vayan a la Universidad, su integración en el país, qué idioma hablan en casa, si prestan ayuda económica a parientes residentes en España, dónde invierten sus ahorros- se preguntaba a los emigrantes sobre el trato que el Gobierno español les daba, la doble nacionalidad para sus hijos, su pertenencia a asociaciones de emigrantes, cómo prefieren votar (si en consulados o por correo), se incluían preguntas sobre el futuro y opiniones sobre la situación política y económica

Las respuestas no siempre eran las supuestas y a veces incluso resultaron sorprendentes. El 82% de los que respondieron estaban casados, el 43 eran asalariados, el 78 utilizaban TVE como medio audiovisual para informarse sobre España, el 56 leían La Región Internacional -seguida de El País-, el 18 ayudaban económicamente a sus parientes, el 35 por ciento tenían casa en propiedad en su lugar de origen, el 29 querían invertir en España, un 58% estaban afiliados al PP, 32 al PSOE, 4 a IU y 2 al BNG.

Asturianos y madrileños son los que viajaban con más frecuencia a España; los gallegos, madrileños y asturianos son los menos partidarios de quedarse en el país extranjero; castellanos y andaluces son los más propensos a asociarse con otros emigrantes. Al 41 por ciento de los entrevistados les gustaría regresar a España pasando temporadas en el extranjero y el 71 querrían que sus hijos se establecieran en España.

La pobreza, la falta de oportunidades, “hacer las Américas”, demanda de mano de obra en Europa, vivir en la ciudad, cualificación ventajosa, son algunas de las causas señaladas como motivo que llevó a los españoles a emigrar en los años 60, 70 y 80 del siglo XX. La decisión de retornar a su país de origen, en auge en el momento de este trabajo, viene marcada por las siguientes causas: éxito económico relativo, crisis en el país de residencia, jubilación, ahorros suficientes, oportunidades laborales y “otras”.

La publicación de un libro conteniendo el estudio encargado por LRI, realizado por la empresa Tabula-V y dirigido por Amando de Miguel e Isabel Paris, supuso el estudio más completo realizado hasta entonces para analizar la situación social tan importante que supuso la emigración española en el siglo XX.