miércoles, 03 de junio de 2020

Las universidades belgas no descartan cancelar el programa Erasmus

Bélgica es el décimo país de la Unión Europea (UE) que más estudiantes Erasmus recibe cada año, alrededor de 12.000 y la mayoría españoles, pero el coronavirus ha dejado estas becas en la cuerda floja, ya que no está claro que durante el próximo curso los universitarios puedan disfrutarlas.

De momento, la Comisión Europea (CE) no ha cancelado la movilidad internacional del curso 2020-2021 y el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE) señaló el pasado 11 de mayo que "no hay motivo verificado para cancelar una movilidad que comience en septiembre".

No obstante, las universidades belgas no quieren pillarse los dedos, y pese a que todavía no han descartado acoger estudiantes Erasmus el próximo curso, tampoco aseguran que la movilidad internacional vaya a reanudarse con normalidad en septiembre.

La Universidad Libre de Bruselas (ULB), por ejemplo, especifica en su página web que "todavía se plantea dar la bienvenida a los estudiantes de intercambio en septiembre", aunque dependerá --advierte-- de que "todas las universidades involucradas den luz verde" y de que las fronteras se vuelvan a abrir.

"Dado que la situación está lejos de estabilizarse, no podemos asegurar que esta decisión no sea revocada", subraya el centro.

La Universidad de Gante va más allá y establece que, "hasta nuevo aviso, a los estudiantes no se les puede otorgar permiso para viajar al extranjero en el año académico actual o siguiente".

Además, explica a los estudiantes internacionales que planeaban viajar a Bélgica que, al no considerarse éste un viaje esencial, deben abstenerse de emprenderlo.

Por su parte, la Universidad de Lieja mantiene la "esperanza" de conseguir un regreso a la normalidad este verano y se pueda mantener la movilidad prevista para el curso 2020-2021.

Sin embargo, la universidad alerta en su web de que "algunas regiones aún pueden no ser accesibles el próximo curso debido a la enfermedad, las restricciones gubernamentales sobre los viajes o la disponibilidad de aerolíneas", por lo que no descarta una "reorientación a otro destino".

Lo que sí está decidido es que ninguna universidad belga retomará las clases presenciales este curso, y que los exámenes se realizarán de manera telemática.

Sobre este asunto, grupos estudiantiles como el "Comac", adscrito al Partido del Trabajo (TPB) belga, reclaman un aprobado general para todos los estudiantes universitarios, ya que creen que los exámenes en línea se convertirán en una "selección social", que "castigará a aquellos que no tengan una buena conexión a internet o un ambiente tranquilo en el que estudiar", según destaca la prensa belga.

Para hacer frente a estos problemas, algunas universidades como la Universidad Católica de Lovaina pondrá a disposición de los estudiantes faltos de recursos el Aula Magna del centro y su pista de atletismo para que puedan celebrarse allí algunos de los exámenes.

Sin duda, lo que reina ahora mismo entre las universidades es la incertidumbre, y así lo hizo patente la delegación bruselense de la mayor organización de Erasmus de Europa, Erasmus Student Network (ESN), que reconoció en su página de Facebook que, "por el momento, es imposible estar seguro de lo que sucederá a partir del próximo semestre".

Además, la organización advirtió de que las decisiones que afectan a la movilidad internacional de los estudiantes dependerán, en última instancia, de las autoridades nacionales.

Las universidades belgas cerraron sus campus el pasado 12 de marzo, y aunque en un primer momento se barajó la posibilidad de retomar sus actividades transcurridas las vacaciones de Pascua, finalmente la evolución de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus hizo que las autoridades descartaran esa idea.