sábado, 16 de octubre de 2021

TGUE da la razón a España y anula oposiciones europeas que no exigen español

GRAF5596. MOSCU, 22/10/2020.- El español está de moda en Rusia. En los últimos años se ha triplicado el número de estudiantes de la lengua de Cervantes en la educación pública, donde ahora es obligatorio estudiar un segundo idioma, además del inglés. En la imagen, estudiantes de español junto a su maestra en la Escuela 1250 de Moscú. EFE/  Escuela Digital de Moscú y la Escuela 1250 de Moscú/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS
El español está de moda en Rusia. En los últimos años se ha triplicado el número de estudiantes de la lengua de Cervantes en la educación pública. EFE/ Escuela Digital de Moscú y la Escuela 1250 de Moscú

Agencia EFE

El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) anuló, a petición de España, las convocatorias de oposiciones europeas que Bruselas lanzó en 2018 y 2019 en los ámbitos sanitario y económico, al considerar una "discriminación" el hecho de que como segunda lengua se exigieran solo conocimientos de alemán, inglés, francés o italiano, y no de español.

Sin embargo, aclaró que la anulación "no puede influir en un eventual reclutamiento" que la Comisión Europea ya haya hecho en base a estos procesos de selección de personal.

Las oposiciones que la Comisión Europea lanzó en 2018 eran para constituir una lista de reserva en la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria en Grange (Irlanda).

Los exámenes que la Oficina Europea de Selección de Personal  (EPSO, en sus siglas en inglés) convocó en 2019 también eran para elaborar una lista de reserva los ámbitos del Derecho de la competencia, del Derecho financiero, del Derecho de la unión económica y monetaria, con la condición de que quienes aprobasen las oposiciones fuesen "operativos inmediatamente".

En ambas convocatorias, Bruselas exigía como mínimo un nivel C1 de una de las lenguas oficiales de la UE, entre las que se incluye el español, para hacer unas pruebas de opciones múltiples por ordenador.

Además, se exigía un B2 en una segunda lengua -a elegir entre alemán, inglés, francés o italiano- para rellenar el formulario de candidatura, en el centro de evaluación  y para pedir una revisión de las pruebas o hacer una reclamación administrativa.

España pidió la anulación de las convocatorias por "la limitación impuesta" en la elección de la segunda lengua y por las reglas del uso de este otro idioma.

En su sentencia dictada hoy, el TGUE aceptó la petición de España, alegando que "la limitación de la elección de la segunda lengua (...) a un número restringido de lenguas, excluyendo las demás lenguas oficiales, constituye una discriminación por razón de la lengua, prohibida salvo que pueda justificarse en interés del servicio".

Rechazó así el argumento de la Comisión de que limitar la segunda lengua a alemán, inglés, francés o italiano "permita la selección de candidatos inmediatamente operativos desde su entrada en funciones".