Sábado, 14 de diciembre de 2019

OPINIÓN

¿Será verdad que Nuñez Feijóo pasó por la esquina de Belgrano y Pasco para asistir a la inauguración de la nueva sede de Ospaña?

Ramón Suarez es presidente del Centro Gallego de Buenos Aires.
Ramón Suarez es presidente del Centro Gallego de Buenos Aires.

Yo respeto y valoro mucho a las personas agradecidas. Para referirme al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo y su actual visita a la Argentina, comenzaré por destacar lo que considero falta de agradecimiento.

El año anterior, luego de algunas polémicas aquí y en Galicia, viajó por primera vez fuera de la Argentina la magnifica obra de Castelao "A Derradeira Leición do Mestre". Accediendo a una petición del gobierno gallego, la obra fue expuesta durante seis meses en la "Cidade da Cultura". Al margen de poner en evidencia su desconocimiento de la real dimensión de la obra, el propio Presidente participó en los actos de arribo a la muestra y la inauguración de la misma; se trató de un extraordinario acontecimiento cultural para la Autonomía.

Prácticamente un año después, el mandatario gallego estuvo una semana en la Argentina, visitando Chubut, Santa Cruz, la Ciudad de Buenos Aires y Mar del Plata. En su programa inicial, no estaba prevista la visita al Instituto Santiago Apóstol que finalmente realizó, apenas unos pasos lo separaron de la Sede Social del Centro Galicia de Buenos Aires, entidad a la que no concurrió. 

Modestamente, creo que el préstamo de la obra de Castelao, ameritaba un gesto de reconocimiento cómo sería una visita al lugar donde vuelve a estar la obra.

En el caso del Centro Gallego, no pretendo que nuestro Presidente se muestre agradecido, apenas le solicito un poco de coherencia y respeto. Coherencia, porque hace once meses, el mandatario gallego solicitaba al gobierno central de España "ayuda para que el patrimonio del Centro Gallego permanezca unido y no sea objeto de transacción mercantil". Respeto, porque ese patrimonio es el fruto del esfuerzo y desprendimiento de distintas generaciones de gallegos, artistas y directivos que ofrendaron tiempo, mucho esfuerzo e incluso dinero.

Antes de viajar a Mar del Plata, Núñez Feijóo concurrió a la inauguración de la nueva sede de la Obra Social OSPAÑA. En el comunicado entregado a la prensa de Galicia por la Xunta, hay algo sorprendente, no figura ésta actividad del Presidente gallego (alguien, en un rapto de sincericidio, debió sentir  la inocultable vergüenza que desde hace años representa la actuación de la Xunta en tal obra social).

Teniendo en cuenta que desde el acceso principal al Centro Gallego hasta la nueva sede de OSPAÑA, hay una distancia de once cuadras (apróximadamente, mil cuatrocientos metros) y que si se viene desde el oeste, el paso ante nuestra Casa es inevitable, existe la posibilidad de que don Alberto haya pasado delante del lugar que ningún presidente gallego, antes de él, dejara de visitar en sus viajes a la Ciudad de Buenos Aires. 

Personalmente no esperaba otra cosa, aunque, teniendo en cuenta expresiones del señor Alberto Núñez Feijóo, como la ya mencionada en la petición al gobierno español o la publicada en el Correo Gallego el 21-12-2017, "Ahí estamos trabajando, ahí estamos valorando como se pueden preservar esas obras (las del Centro Gallego). No es fácil, dado que la restrictiva ley argentina dificulta poder comprar las obras y sacarlas del país", suponía que vendría a nuestra Casa, aunque, reitero, no lo esperaba.

No lo esperaba porque, después de no responderme una carta que le entregara yo mismo en mano hace más de tres años, ( creo que no lo hace porque no tiene respuesta válida), no podría presentarse ante nosotros que, reiteradamente le hacemos saber que no queremos ayudas económicas que surjan de los impuestos de los gallegos, pero que jamás cejaremos en nuestro empeño por recuperar el sustento económico que previeran para el Centro Gallego, los presidentes, Néstor Kirchner, de la Argentina; José Luís Rodríguez Zapatero, de España; y Emilio Pérez Touriño, de Galicia, cuando consensuaron la creación de OSPAÑA.

Los presidentes Rajoy y Núñez Feijóo, peticionaron que el Centro Gallego fuese desafectado de OSPAÑA. El gallego que presidió el gobierno central ya no está, al otro no dejaremos de reclamarle que, no siga dificultando la restitución de lo que nos pertenece ni avalando a los usurpadores.