martes, 04 de agosto de 2020

El Reino Unido defiende la cuarentena mientras España tratar de eximir a las islas

Pasajeros hacia Manchester desde Lanzarote. EFE/ Javier Fuentes Figueroa
Pasajeros hacia Manchester desde Lanzarote. EFE/ Javier Fuentes Figueroa
El Gobierno del Reino Unido ha defendido su repentina decisión de imponer una cuarentena a los viajeros que lleguen desde España, mientras el Ejecutivo español trata de que exima a las islas Baleares y Canarias.

El ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, dijo en declaraciones a Sky News que su Gobierno "no puede disculparse" por "actuar rápida y decisivamente" y ordenar un aislamiento "necesario" a los ciudadanos procedentes del Estado español ante el repunte del coronavirus, pese a las quejas de varios sectores afectados por la poca antelación y el momento de la medida.

"Entiendo que es un trastorno para los afectados que están en España o se planteaban ir, pero debemos ser capaces de actuar de forma rápida y decisiva para proteger al Reino Unido" a fin de evitar un rebrote en este país, afirmó.

Su homóloga española, Arancha González Laya, dijo desde Madrid que la situación en España está controlada, pues los actuales brotes se han detectado "precozmente", y reveló que negocia con Londres que pueda eximirse de la cuarentena a las Canarias y las Baleares.

Mientras que el Ejecutivo del primer ministro, Boris Johnson, extiende las restricciones a todo el Estado español, su ministerio de Exteriores (cuya posición afecta a las pólizas de seguros) solo desaconseja los viajes a la España peninsular y no así a las islas, pues considera que presentan menos riesgo.

En base a los datos epidemiológicos, tanto Baleares como Canarias están "muy por debajo" de las cifras de la pandemia en el Reino Unido, apuntó González, cuya petición de exención apoyan turoperadores como el anglo-alemán TUI.

Según el Gobierno español, los fallecidos por la COVID-19 en España en los últimos siete días suman 10 personas -hasta un total acumulado de 28.432 fallecimientos-, y el país ha realizado más de 4 millones pruebas diagnósticas.

El Reino Unido, a su vez, se mantiene como el primer país de Europa y tercero del mundo más castigado por la pandemia, con 45.752 muertes confirmadas hoy, tras sumar 14 decesos y 747 contagios en 24 horas.

Para consternación del sector turístico y de viajes, el ministerio de Transporte británico anunció en la noche del sábado -uno de los días con más vuelos programados- la imposición desde hoy de una cuarentena de 14 días a quienes lleguen de España, so pena de multa de 1.000 libras (1.027 euros).

Gloria Guevara, presidenta del Consejo mundial de viajes y turismo (WTTC), ha declarado que la exclusión de España de la lista británica de países seguros (exentos de cuarentena) es "desastrosa" para los sectores turísticos español y del Reino Unido.

Rory Boland, de la revista sobre derechos del consumidor "Which?", lamentó que el Gobierno no tomara la decisión 48 horas antes, lo que hubiera evitado que muchas personas tomaran el sábado sus vuelos de vacaciones, con el trastorno que esto significa.

TUI, que también criticó el mal momento de la medida, ha suspendido este domingo sus paquetes vacacionales a la España peninsular hasta el 9 de agosto, si bien mantiene los reservados para las islas Baleares y las Canarias -al igual que su rival Jet2-, y reexaminará la situación el 31 de julio.

British Airways e easyJet han dicho que mantendrán de momento sus programas de vuelos, al igual que la irlandesa Ryanair.

Rob Griggs, de la asociación de aerolíneas Airlines UK, dijo que la cuarentena es un "gran revés" para el sector, ya muy afectado por la pandemia, y abogó por la introducción de tests diagnósticos a los viajeros en los puntos de entrada al país.

Las autoridades sanitarias británicas mantienen no obstante que, dado que el virus puede ser asintomático, eso no evitaría la necesidad de aislamiento.

Tan repentina fue la decisión del Gobierno del Reino Unido que pilló al propio ministro de Transporte, Grant Shapps, de vacaciones en España, adonde había llegado el sábado, lo que significa que él mismo tendrá que aislarse dos semanas a su regreso a territorio británico.

El secretario de Estado para Londres, Paul Scully, se encuentra por su parte en Lanzarote, desde donde colgó una foto en Instagram diciendo que, pese a todo, "vale la pena" veranear en el destino favorito de los británicos.