Viernes, 21 de febrero de 2020

Ourensanos desde China: “Vamos a Camboya. Mi pareja es china y es imposible ir a España"

Ourensanos en China
Ourensanos en China

Balbino Pérez: "Estamos el 20% de la plantilla y la sede de Wuhan ha cerrado"

Balbino Pérez, natural de Cartelle, trabaja para Bakkavör, una multinacional especializada en preparación de alimentos frescos con nueve sedes en China, una de ellas en el epicentro del coronavirus, Wuhan. Pérez, que ostenta el cargo de operations project manager, está a una hora de Shangai. "La fábrica de Wuhan ha cerrado y las más cercanas son las que están realizando la producción ahora. Los compañeros de Wuhan tienen que guardar dos semanas de cuarentena para ir a trabajar. Ahora mismo solo tenemos el 20% de la plantilla. Para las empresas está siendo un momento difícil. Yo tengo posibilidad de abandonar el país, pero de momento pienso quedarme", explica al otro lado del teléfono. El panorama en una de las ciudades más turísticas y animadas de China, Shangai, es desolador: "En fin de año no había nadie en la calle y los restaurantes más conocidos, siempre llenos, no tenían ni 20 personas. Hay enfermeros y policía en los metros, en todos los accesos...Continuamente están midiendo la temperatura. Ver el metro de Shangai vacío no ha pasado nunca".

En cuanto a las medidas de protección, este ourensano apunta que "antes se facilitaban mascarillas, incluso gratuitas, en el metro y en los hoteles. Ahora ya no hay nadie que las ofrezca y en las farmacias ya escasean".

"Pensaba salir alrededor de Asia de vacaciones, pero ya no me muevo porque vayas a donde vayas también tienes que pasar el tiempo de cuarentena", apunta. "Salgo a la ventana, vivo en una calle con movimiento, y solo pasan dos o tres coches ahora", relata. 



Julián Riol: "Vamos a Camboya. Mi pareja es china y es imposible ir a España"

Julián Riol Martínez, de Ourense, lleva cuatro años y medio residiendo en China como entrenador de fútbol. Ahora vive en Ningbó, la segunda ciudad en importancia de la provincia de Zhejiang, a 900 kilómetros del epicentro del coronavirus. "Estoy de camino al aeropuerto para poder salir a Camboya, aunque es probable que nos cancelen los vuelos. En ese caso, miraríamos otro país", explica. El retorno a España se complica. Viaja con su pareja, de origen chino: "Es imposible que ella vaya de manera urgente a España y sus opciones en Asia son reduci

Este ourensano explica su plan de viaje a Camboya: “Estaremos allí hasta que se calme la cosa porque no tiene pinta de que vayan a forzar los inicios en los trabajos". 

Julián Riol estuvo trabajando el último año y medio como director de fútbol en un colegio internacional. "Ahora he firmado para empezar a trabajar en un colegio especial de fútbol en Zhangjiagang, ciudad en la provincia de Jiangsu. Ahora con el problema del virus me han retrasado el inicio. En principio 15 días, pero tienen pinta de que serán más".

"Llevo con mi pareja, Sofía,  tres años y estuvimos pasando las Navidades en España hasta el 20 de enero. Volvimos para pasar el Año Nuevo con su familia en un pueblo de la provincia de Sichuan pero después de 9 días, ante el temor de que esto aumente y la cuarentena se amplíe a otras ciudades y ante la situación de tener que estar en casa encerrados hemos preferido salir".