Martes, 23 de julio de 2019

Obras maestras de "Picasso en Uruguay" buscan cautivar al público de la región

Una foto a tamaño natural de Pablo Picasso da la bienvenida a "Picasso en Uruguay", muestra que se inaugurará este viernes en Montevideo y que busca enseñar las obras maestras del pintor a un público que, tal vez, nunca haya visto las piezas de este genio en persona.

"Los directores de museos tenemos ganas de multiplicar los públicos, y no solamente de un nivel socio cultural alto y no joven", explicó a Efe el director del Museo Picasso de Barcelona y comisario de la exhibición, el francés Emmanuel Guigon.

Para el experto esta exposición, que estará hasta el 30 de junio en el Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo, atraerá a visitantes de la región que no tienen la posibilidad de viajar a París, Nueva York, Madrid o Londres para ver las pinturas de este referente de la pintura.

Guigon optó por usar un orden cronológico y dividir una gran sala de la pinacoteca en subáreas, y decidió además saltarse la época de las academias para empezar por la "Barcelona modernista" con un autorretrato que el malagueño pintó en 1900.

En este primer espacio, el comisario también quiso hacer un "guiño" a la cultura del país austral colocando otro autorretrato de un estilo parecido, pero esta vez del uruguayo Joaquín Torres García, pues los dos coincidieron en la capital catalana en ese periodo.

El cubismo de Picasso entra en escena en la segunda sección de la muestra, lugar en el que se destaca el cuadro "Buste" (1907) que sirvió a Picasso como estudio para pintar sus famosas "Les demoiselles d'Avignon" (1907), cuadro que cuelga de las paredes del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York.

"Hay un ejemplo de montaje con la magnífica escultura de madera que se llama 'La botella de anís del mono (y cuenco con uvas)'", destacó Guigon.

"Metamorfosis de entreguerras" es la siguiente sección de la exhibición que está coronada por el cuadro, de más de un metro de altura, "Le Baiser" (1925).

Faceta en la que, según el comisario, se puede ver cómo Picasso se "reinventa cada día" con nuevos estilos, aunque sin perder su toque personal, al "comer" todo el arte que pasa por delante de él.

"La sala más grande trata sobre su época fundamental, los años 30", subrayó el director francés haciendo referencia a la parte de "El triunfo del erotismo" y destacó que esta sección cuenta con varios retratos que son "obras maestras" como el "Portrait de Marie-Thérèse" (1937).

Las cerámicas de Picasso también tienen su propia espacio, pues a Guigon le parecía importante destacar que con sus esculturas Picasso "revolucionó" las "cerámicas de la antigüedad, más bien mediterráneas," a través de su iconografía y de su propio mundo.

Para cerrar la muestra -compuesta por veintiséis pinturas, siete esculturas, cuatro cerámicas, un grabado y tres dibujos y una acuarela cedidos por el museo Picasso de París y Barcelona- el comisario se decantó por exponer las piezas que el español pintó inspirándose de sus maestros.

Uruguay-Picasso

"Picasso en el 57 empieza una serie de cuadros a partir de obras maestras del pasado", como "Le Déjeuner sur l'Herbe" (1863), de Manet, y otras de Nicolas Poussin o Delacroix, añadió.

Y esta es la razón por la uno de los cuadros que cuelga de este último espacio es "Las Meninas (María Agustina Sarmiento)" (1957), la reinterpretación que hizo Picasso en homenaje al "pintor más importante", el español Diego Velázquez.

Por su parte, el director del Museo Picasso de París, Laurent Le Bon, dijo a Efe que esta muestra brinda una retrospectiva del artista que va desde "sus inicios hasta casi su fin".

"Tenemos todos los periodos representados y creo que para el público uruguayo es una suerte de poder tener un contacto con las obras originales y su fuerza extraordinaria y mágica con obras de primera calidad", destacó el experto.