Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Nélida Piñón: "Estamos rondando el abismo"

Nélida Piñón durante la entrevista con Efe con motivo de la presentación de su obra "Una furtiva lágrima" en Madrid. EFE/Zipi
Nélida Piñón durante la entrevista con Efe con motivo de la presentación de su obra "Una furtiva lágrima" en Madrid. EFE/Zipi

La escritora brasileña Nélida Piñón se define como una "optimista crítica" ante el mundo, pero lo que ve en los muchos periódicos que lee a diario ha hecho que su grado de esperanza haya caído por la mediocridad de los gobernantes y su desprecio por el conocimiento: "Estamos rondando el abismo", dice.

Nélida Piñón reflexiona en su último libro, "Una furtiva lágrima" (Alfaguara), sobre la historia universal, sobre la literatura y su oficio de escritora, sobre su familia y sus raíces gallegas, además de otros muchos asuntos que componen una especie de diario a retazos.

Piñón (Río de Janeiro, 1937), Premio Príncipe de Asturias de las Letras, dice en una entrevista con Efe que aunque estamos "rondando el abismo", todavía no estamos dentro de él y por lo tanto, no estamos "perdidos", aunque sea una época difícil.

Porque sostiene que la Historia tiene una "oscilación impresionante". Y su optimismo consiste en pensar que en una situación desfavorable provocada porque haya "dos reyes que se oponen" y se sitúan el uno frente al otro, uno de ellos puede morir y el que queda es el "benevolente".

A Nélida Piñón le interesa mucho lo que ocurre en el mundo y le gusta escuchar. Por eso, dice que desde que llegó a España no ha hecho más que preguntar por lo que ocurre estos días en Cataluña, una situación que le preocupa.

En general, asegura, hay una gran ausencia de estadistas y "un exceso de oportunismo" en la clase política. No ve "un gran jefe de Estado" en el panorama mundial que mire más allá del corto plazo.

"Hay una gran mediocridad y un desprecio por el conocimiento. La cultura no está de moda", sostiene Piñón, cuya obra literaria ha sido traducida a más de veinte lenguas y ha recibido numerosos premios.

Conocer los grandes textos literarios "no solo aporta gran placer sino que supone conocer el alma", dice Piñón, que recuerda cómo a los 14 años leyó "Crimen y castigo" de Dostoievski y descubrió "cómo existía algo llamado conciencia".

"¿Saben nuestros políticos lo que es la conciencia?", se pregunta la escritora, que concluye: "No tienen escrúpulos".

También critica la frivolidad ante cuestiones serias y dramáticas y la "inercia" que existe ante la "vorágine" de informaciones: "Un drama que nos hizo llorar dura cinco minutos porque enseguida viene el siguiente".

En su libro, Nélida Piñón habla de sus recuerdos familiares y de sus raíces gallegas: "Guardo Galicia en el hueco de la memoria. Cuando hablo de esta tierra, llevo sus leyendas en mi pecho. Ellas me alimentan".

Nélida Piñón conoció a los 10 años Cotobade, el lugar de nacimiento de su padre, Lino, situado en la provincia de Pontevedra. Su madre, Carmen, nació en Brasil pero era también hija de dos emigrantes gallegos, Amada y Daniel, de modo que los cuatro abuelos de la escritora eran españoles que emigraron desde Galicia a Brasil.

Los inmigrantes, ahora y entonces, nunca son bien recibidos en ninguna parte, sostiene Piñón. "Siempre son un inconveniente", porque están bajo sospecha, ya que la sociedad que los recibe no tiene memoria de ellos, advierte la escritora brasileña.

Nélida-Piñón-web

Nélida Piñón recuerda también que siempre ha sido una abanderada de la lucha de las mujeres: "Soy una feminista histórica", dice, una feminista de antes, de cuando era más peligroso serlo. Y siempre ha defendido la igualdad de la mujer "con firmeza y con delicadeza", señala.

En la actualidad, agrega la escritora, sus colegas varones "tienen pavor a tener reputación de machistas; es una mácula". Mientras, "otros son machistas y no se dan cuenta".