domingo, 03 de marzo de 2024

¿Quién fue Juanita, la hermana pequeña de Fidel Castro que desertó de Cuba y colaboró con la CIA?

Imagen de archivo de Juanita Castro, la hermana pequeña de Fidel y Raúl Castro falleció en Miami a los 90 años de edad.
Imagen de archivo de Juanita Castro, la hermana pequeña de Fidel y Raúl Castro falleció en Miami a los 90 años de edad. (EP)

Juanita, la hermana pequeña de Fidel Castro y una de sus más mayores opositoras en el exilio, fallecía el pasado 4 de diciembre en Miami, a los 90 años de edad. La periodista María Antonieta Collins, autora de su biografía y su portavoz en los últimos treinta años, ha lamentado su fallecimiento y ha destacado la lucha de la benjamina de los Castro. "Mujer excepcional, luchadora incansable por la causa de su Cuba que tanto amó", ha publicado en Instagram.

Instagram

La última hija de los siete que el gallego Ángel Castro y la cubana Lina Ruz, tuvieron en la pequeña localidad de Birán, al este de Cuba, estudió la carrera comercial en un colegio de monjas, en Las Ursulinas de La Habana y tras graduarse regresó a su pueblo donde abrió un cine, al que puso su nombre. Sin embargo, su destino sería otro muy distinto.

Como tantos otros cubanos se opuso a la dictadura de Fulgencio Batista. Apoyó el Movimiento del 26 de Julio de 1956, el partido nacionalista de izquierda y antiimperialista, liderado por Fidel, llegando a recaudar fondos y materiales para la quema de cañaverales, según ella misma relató en su autobiografía Raúl y Fidel, mis hermanos. La historia secreta (2009).

Pero el acoso de la policía de Batista la obligó a exiliarse por primera vez a Miami en el año 1957, desde donde siguió dando apoyo a sus hermanos. Volvió a Cuba, y estuvo refugiada en la embajada de Brasil en la Habana, hasta la toma del poder de los Castro en 1959. 

Durante cinco años trabajó intensamente levantando clínicas y hospitales en el campo. Pero los fusilamientos, encarcelaciones y confiscaciones de propiedades durante los primeros años de la Revolución, llevaron a Juanita a denunciar públicamente en lo que sus hermanos habían convertido la isla.

En 1964, anunciaba en México, donde vivió con otra de sus hermanas: Enma, casada con un mexicano, que había desertado de Cuba. "Mis hermanos Fidel y Raúl la han convertido en una enorme prisión rodeada de agua. La gente está clavada en una cruz de tormento impuesta por el comunismo internacional", dijo en una rueda de prensa en la que manifestó que "no podría permanecer indiferente a lo que estaba sucediendo en su país". Y no lo fue.

Durante tres años colaboró con la CIA. Fue en 1961, años antes de su exilio definitivo a Miami. La propia Juanita en una entrevista en el canal Univisión lo confesaba. "Vino a verme una persona cercana a Fidel y a mí. Ellos querían hablar conmigo porque tenían cosas interesantes que decirme, y cosas interesantes que pedirme, que si yo estaba dispuesta a correr ese riesgo, que si yo estaba dispuesta a oírlos a ellos (...). Yo me quedé medio 'choqueada', pero de todas maneras les dije que sí".