domingo, 09 de agosto de 2020

EN MÉXICO

El ministro de Turismo estudia declarar actividad esencial al turismo en medio de pandemia

Check-in de Aeromexico en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (México). EFE/José Pazos
Check-in de Aeromexico en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (México). EFE/José Pazos
El ministro de Turismo de México, Miguel Torruco Márquez, solicitó declarar como actividad esencial y prioritaria la industria turística del país, una de más afectadas por la pandemia de coronavirus.

La declaración de actividad esencial y prioritaria por parte de las autoridades sanitarias supondría la reapertura del turismo en el marco de las medidas de prevención establecidas para la reactivación que supone la llamada nueva normalidad en el país.

La petición de Torruco fue planteada a las autoridades sanitarias responsables de combatir la pandemia de COVID-19 durante una reunión virtual con la comisión de turismo de la conferencia de gobernadores del país.

"Que se reconsidere a la actividad turística como esencial, por el bien de la economía del país y por el bien de tantos empleos que están en riesgo", dijo Torruco al hacer la solicitud.

El turismo en México representa el 8,7 % del producto interior bruto (PIB) y la generación de once millones de empleos directos e indirectos, recordó el ministro.

México recibió en 2019 a 45 millones de turistas internacionales, una cifra que representó un crecimiento del 9 % frente al año anterior, que dejaron al país una derrama económica de 24.563 millones de dólares, con una balanza comercial favorable al país de 14.715 millones de dólares.

La secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, dijo que el turismo debe ser retomado pero que para ello debe haber cambios que lo hagan lo más seguro posible.

"El sector turístico debe encontrar maneras de ofrecer servicios que brinden seguridad a los usuarios y transmitir la idea de que es posible", comentó la ministra mexicana en el encuentro.

En el turismo resultan indispensables los temas relacionados con la recuperación de actividades, por su importancia en la economía familiar como por ser parte del bienestar y salud de las personas, apuntó la ministra.

México terminó el pasado 31 de mayo las jornadas de sana distancia y desde el 1 de junio ha comenzado la llamada nueva normalidad que se rige mediante un semáforo de cuatro colores que determina el nivel de riesgo sanitario y las actividades que se pueden desempeñar.

El Gobierno incluyó el 1 de junio en las actividades esenciales a la industria automotriz, a la minería, así como a las vidrieras y las cementeras, con lo cual pudieron volver a operar aunque con medidas sanitarias adecuadas.