lunes, 04 de julio de 2022

El premio princesa de Asturias de Investigación recuerda su origen español

GRAF1875. OVIEDO, 15/06/2022.- El presidente del jurado, Pedro Echenique, durante la lectura del acta del jurado que otorga el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2022 a los científicos expertos en inteligencia artificial Geoffrey Hinton, Yann LeCun, Yoshua Bengio y Demis Hassabis. Estos cuatro expertos han conseguido impulsar en los últimos años las redes neuronales, herramientas basadas en complejos modelos matemáticos que pretenden reproducir el funcionamiento del cerebro humano en un ordenador y que se aplican en robótica, sistemas de seguridad de vehículos, asistentes de voz o traducción de idiomas. EFE/J.L.Cereijido.
El presidente del jurado, Pedro Echenique, durante la lectura del acta del jurado que otorga el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2022 a los científicos expertos en inteligencia artificial Geoffrey Hinton, Yann LeCun, Yoshua Bengio y Demis Hassabis. EFE/J.L.Cereijido.

Agencia EFE

El experto canadiense en Inteligencia Artificial (IA) Yoshua Bengio, galardonado con el Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica con otros tres científicos, ha afirmado que el premio tiene un significado especial para él, porque su familia es sefardí y habla español.

"No esperaba recibir un premio de España. Y tiene una conexión emocional porque mi familia desciende de judíos españoles. Mi abuelos hablaban español en casa. La lengua madre de mi padre es el español. Tiene un significado especial recibir este honor de España y de una organización con tanta reputación", ha declarado a Efe el científico.

Bengio ha detallado que tras la expulsión de los judíos de España a finales del siglo XV, su familia se asentó en el norte de África, en la ciudad de Tanger.

Este profesor de la Universidad de Montreal (Canadá) ha sido premiado junto con el también canadiense Geoffrey Hinton y los investigadores Yann LeCun y Demis Hassabis por sus trabajos en las redes neuronales, herramientas basadas en complejos modelos matemáticos que pretenden reproducir el funcionamiento del cerebro humano en un ordenador.

Sobre el galardón, Bengio ha asegurado que es un reconocimiento del impacto que tiene la IA en la sociedad: En su opinión, la concesión del premio "es una buena noticia".

El investigador canadiense es también el fundador de Mila, el Instituto de Inteligencia Artificial de Quebec, donde estudia, entre otros, el impacto social de la IA y las maneras de que su potencial beneficie a toda la sociedad.

Bengio ha dicho que la IA puede ser una gran fuente de progreso y bienestar para toda la población por su potencial para avanzar en aplicaciones médicas o contribuir en la lucha contra el cambio climático o el hambre.

No obstante, ha advertido de que a medida que los sistemas de IA son cada vez más potentes "pueden ser abusados y usados por organizaciones o gente que quiere aumentar su poder a costa de la democracia" y ha solicitado a los Gobiernos que "empiecen a pensar en la regulación de IA", un campo en el que comenta que Europa está por delante.

Por otro lado, Bengio ha negado toda credibilidad a las afirmaciones realizadas en los dos últimos días por un científico de Google en las que afirmaba que un sistema de IA habría obtenido consciencia y que pensaría por sí mismo.

El investigador ha indicado que esa afirmación demuestra una falta de entendimiento sobre cómo se construyen los sistemas de IA y que, para empezar, la comunidad científica ni siquiera entiende lo que supone la consciencia.

"Creo que es una irresponsabilidad cuando no sabemos lo que significa ser consciente y es una forma de atraer atención", ha concluido.