Viernes, 10 de abril de 2020

CUBA SUMA 57 CASOS DE CORONAVIRUS Y NO DETECTA AÚN TRANSMISIÓN LOCAL

Más de mil turistas españoles en Cuba recluidos en sus lugares de alojamiento

Vista del Capitolio sin aglomeración de personas al frente, como es normalmente visto. EFE/Ernesto Mastrascusa
Vista del Capitolio sin aglomeración de personas al frente, como es normalmente visto. EFE/Ernesto Mastrascusa
Más de mil turistas españoles permanecen en Cuba este miércoles, un día después de que el país caribeño cerrara sus fronteras a la entrada de visitantes extranjeros y decretara que los que quedan en su interior no podrán salir de sus lugares de alojamiento.

En la isla permanecen hasta ahora unos 12.000 ciudadanos europeos, de los que 1.115 son españoles, de acuerdo con la información proporcionada por las autoridades cubanas a la representación diplomática en su país.

Por el momento Cuba no ha cerrado su espacio aéreo, por lo que los turistas pueden seguir retornando a sus lugares de origen, aunque se han registrado ajustes y cancelaciones de vuelos y algunas compañías han dejado temporalmente de volar a Cuba, entre ellas Air Europa.

Como consecuencia de ello, hay unos 80 españoles varados en la isla que deberán recurrir a otras compañías para marcharse.

Y, pese a que la cifra oficial de españoles que entraron en Cuba con visado de turista y aún siguen en el país es de 1.115, no todos ellos son personas que llegaron a la isla a pasar sus vacaciones y regresarán eventualmente a sus hogares en los próximos días.

En ese cómputo de "turistas" entra también un número indeterminado de españoles que residen irregularmente en el país caribeño, del que entran y salen con visado turístico dados los estrictos requisitos de las autoridades cubanas para conceder los permisos de residencia temporal o permanente.

Otro caso frecuente es el de españoles con vínculos familiares o afectivos en Cuba que pasan temporadas en la isla, pero que también entraron con estatus de turista.

Los españoles en esas circunstancias enfrentan ahora una situación incierta, ya que el Gobierno cubano ha decretado que los turistas que aún siguen en Cuba no podrán salir de sus hoteles o casas particulares de renta, y la policía ha comenzado ya a controlar la presencia de extranjeros en las calles para hacer cumplir la normativa.

En todo el país se han designado varios hoteles para el alojamiento de los turistas que quedan, y también se han establecido precios más asequibles ante la posibilidad de que muchos tengan que alargar su estancia por la cancelación de sus vuelos.

En Cuba todos los hoteles son de propiedad estatal, aunque el 70 % de las habitaciones de la isla las gestionan compañías extranjeras en régimen de empresa mixta.

Según datos divulgados por el gobernador de La Habana, Reinaldo García Zapata, hasta el martes había en la capital cubana 8.800 turistas hospedados en instalaciones hoteleras, de los que más de 5.000 anteriormente se encontraban alojados en casas de renta.